Nueva ecoetiqueta energ茅tica para viviendas usadas

Los edificios deber谩n llevar una etiqueta que se帽ale su gasto energ茅tico similar al de los electrodom茅sticos. Los propietarios deber谩n certificar sus inmuebles para ofrecer a compradores y arrendatarios esta informaci贸n.

La ley obliga desde 2007 a que las viviendas nuevas lleven una etiqueta, similar a la de los electrodom茅sticos, que informa de su consumo energ茅tico. En breve, este certificado se aplicar谩 tambi茅n a los pisos usados. Los propietarios deber谩n certificar sus inmuebles para ofrecer a compradores y arrendatarios esta informaci贸n.

Los beneficios ambientales, sociales y econ贸micos justifican la medida, aplicada desde hace a帽os en otros pa铆ses de la Uni贸n Europea. Este art铆culo explica en qu茅 consiste la etiqueta energ茅tica para viviendas usadas, c贸mo afecta a los consumidores y sus ventajas y desaf铆os.

Etiqueta energ茅tica para viviendas usadas: en qu茅 consiste

El certificado de eficiencia energ茅tica se utiliza en diversos bienes, desde electrodom茅sticos a neum谩ticos. Gracias a una ecoetiqueta ordenada por letras y colores, el consumidor conoce el mayor o menor consumo de energ铆a del producto. A mayor consumo energ茅tico, mayor gasto econ贸mico y mayor impacto en el medio ambiente.

Los edificios nuevos y los objeto de una gran rehabilitaci贸n est谩n desde 2007 obligados a pasar una certificaci贸n energ茅tica y ofrecer el resultado en una de dichas etiquetas. A partir del 1 de enero, las viviendas usadas deber铆an haberse incorporado a este sistema, pero todav铆a no se ha hecho efectivo. Jos茅 Luis L贸pez, coordinador de proyectos de la Asociaci贸n de Ciencias Ambientales (ACA), recuerda que los plazos marcados por la Directiva europea 31/2010 y por la Ley 2/2011 de Econom铆a Sostenible se han superado. Seg煤n el portal inmobiliario Idealista, el Consejo de Ministros podr铆a aprobarlo este mes de marzo o en abril.

Los profesionales que realizan el certificado analizan diversos par谩metros sobre el estado de la envolvente t茅rmica del edificio (fachadas, cubierta, ventanas, etc.) y de sus instalaciones. Con esta informaci贸n elaboran la etiqueta energ茅tica, que clasifica la vivienda entre la A, las viviendas m谩s eficientes y con menores emisiones de di贸xido de carbono equivalentes (CO2eq), y la G, las menos eficientes y con mayores emisiones.

Al realizar una compraventa, el vendedor deber谩 proporcionar al comprador dicho certificado. En caso de un arrendamiento, la etiqueta energ茅tica tendr谩 que constar en todo anuncio inmobiliario, y el arrendador deber谩 ofrecer una copia al arrendatario. El incumplimiento de alguna de estas obligaciones supondr谩 una sanci贸n administrativa, al cometerse una infracci贸n en materia de protecci贸n al consumidor (Ley General de defensa de los consumidores y usuarios, RDL 1/2007, de 16 de noviembre).

La informaci贸n oficial est谩 disponible en la p谩gina web del Instituto para la Diversificaci贸n y el Ahorro de la Energ铆a (IDAE). Es el organismo designado, dependiente del Ministerio de Industria, Energ铆a y Turismo (MINETUR), para el desarrollo normativo.

C贸mo afecta a los consumidores

La realizaci贸n del certificado energ茅tico ser谩 obligatorio para todas las compraventas de particulares, inmobiliarias o bancos (p煤blicos o privados), adem谩s de los arrendamientos o alquileres, a partir de su entrada en vigor. No obstante, cualquier propietario puede solicitarlo de forma voluntaria. El etiquetado energ茅tico afectar谩 a los consumidores de la siguiente manera:

  • Para los vendedores y arrendadores: supondr谩 un coste, aunque seg煤n Jos茅 Luis L贸pez, la informaci贸n obtenida ser谩 una buena recompensa. Los edificios con las mejores clasificaciones ser谩n m谩s competitivos en el mercado frente a otros similares peor calificados. Los inmuebles con mala calificaci贸n energ茅tica tendr谩n informaci贸n suficiente para que los propietarios puedan mejorarla. Seg煤n datos del Centro Nacional de Energ铆as Renovables (Cener), el 80% de los hogares espa帽oles necesita rehabilitaci贸n energ茅tica para mejorar sus sistemas de calefacci贸n y aislamiento.
  • Para los consumidores que quieran comprar o alquilar una vivienda: servir谩 para darles m谩s poder de decisi贸n y para fomentar una oferta de pisos m谩s eficientes. El ahorro econ贸mico y la calidad de vida y la salud aumentar谩n.

La cantidad de viviendas que deber谩n certificarse se estima en medio mill贸n anual: seg煤n datos oficiales del Ministerio de Fomento, se producen m谩s de 430.000 transacciones inmobiliarias anuales de media.

Respecto al alquiler, no hay estad铆sticas estatales, pero se estima que se firman unos 40.000 contratos anuales. No obstante, el n煤mero de certificados emitidos al a帽o ser谩 menor, matiza el experto de la ACA, porque “el certificado energ茅tico tiene una validez de diez a帽os y durante ese tiempo una misma propiedad o edificio es probable que sufra varios contratos de arrendamiento y compraventas“.

Ventajas y desaf铆os del certificado de eficiencia energ茅tica

El certificado y la etiqueta energ茅tica tienen varias ventajas, seg煤n Jos茅 Luis L贸pez:

  • Ambientales: conllevar谩 la mejora de la eficiencia energ茅tica de las viviendas y la reducci贸n de la contaminaci贸n y de las emisiones implicadas en el cambio clim谩tico. La Uni贸n Europea (UE) estima que la edificaci贸n supone el 40% del consumo energ茅tico de sus Estados miembros.
  • Sociales: los consumidores conocer谩n la “hipoteca energ茅tica” del piso, el peso que tendr谩n las facturas energ茅ticas en sus gastos. La pobreza energ茅tica de los espa帽oles se reducir谩 y aumentar谩 su calidad de vida.
  • Econ贸micas: la generaci贸n de certificados y las consecuentes rehabilitaciones producir谩 negocio y puestos de trabajo, muy necesarios en el sector inmobiliario. Seg煤n un estudio de la ACA de 2012, la rehabilitaci贸n energ茅tica de edificios puede generar hasta 17 empleos directos por cada mill贸n de euros invertido.

La etiqueta tambi茅n deber谩 enfrentarse a varios desaf铆os. El mayor de ellos, seg煤n Jos茅 Luis L贸pez, que se convierta en una prioridad real para apostar por la rehabilitaci贸n energ茅tica de edificios. Los precedentes no parecen muy halag眉e帽os. A pesar de haberse aprobado en 2007, la normativa para los edificios nuevos (RD 47/2007, de 19 de enero) no funciona como debiera. El experto de la ACA explica que su aplicaci贸n, dependiente de las comunidades aut贸nomas, no ha sido desarrollado todav铆a en algunas de ellas, y ni siquiera hay el registro oportuno en la mayor parte de las mismas.

La situaci贸n es muy distinta en otros pa铆ses de la UE. Tanto Reino Unido, Alemania y Holanda, los primeros en asumir la norma europea, como otros que lo hicieron m谩s tarde, como Francia, B茅lgica, Italia o Portugal, la han aplicado de forma eficaz. En Portugal se habr铆an emitido unos 365.000 certificados de edificios nuevos y existentes desde octubre de 2007 hasta finales de 2010. En Francia, la regulaci贸n es tan estricta que incluso concreta el espacio que debe ocupar la etiqueta energ茅tica en los anuncios.

Los consumidores son, una vez m谩s, esenciales para que se generalice de forma adecuada. Al concienciarse de las ventajas de esta certificaci贸n, y no asumirlo como una obligaci贸n burocr谩tica m谩s, pueden exigirlo de forma convencida.
Fuente:consumer.es


Tambi茅n te interesar谩 :

Shortlink:

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos necesarios est谩n marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>