Cigarrillos electr贸nicos: efectos nocivos y nueva normativa

Los ‘e-cigarrillos’ ya est谩n regulados con limitaciones de uso en Espa帽a y en Europa, y se empieza a demostrar que no est谩n exentos de efectos adversos para la salud.

“Vapear” o fumar, 驴en realidad es menos peligrosa la primera opci贸n? Los cigarrillos electr贸nicos o “e-cigarrillos”, cuya comercializaci贸n es un negocio incipiente en Espa帽a y que ha crecido en poco tiempo como la espuma, se han vendido con los siguientes atractivos: son una forma nada nociva de fumar, un paso puente para dejar el cigarrillo convencional, y por lo tanto la adicci贸n al tabaco, y la posibilidad de utilizarlos en lugares donde estaba prohibido fumar los cigarrillos cl谩sicos, incluidos los aviones y las oficinas. Sin embargo, diversos estudios empiezan a evidenciar todo lo contrario. En este art铆culo se describen los efectos de los “e-cigarrillos” y las nuevas medidas en Espa帽a y en Europa para el uso.

Las ventajas de los “e-cigarrillos” han quedado en entredicho. Hace poco, en Galicia se ha diagnosticado el segundo caso de neumon铆a lipoidea, debido al consumo abusivo de estos cigarrillos y, en concreto, a uno de sus componentes, la glicerina vegetal. El primer caso documentado de esta grave consecuencia para la salud se public贸 en la revista Chest. Sin embargo, la Asociaci贸n Nacional Espa帽ola de Vapeadores (ANEV) ha puesto en duda la vinculaci贸n del caso de neumon铆a y el consumo de los “e-cigarrillos”, y dice que puede deberse a un consumo abusivo, ya que el afectado lleg贸 a vapear m谩s de cinco cargas diarias, equivalentes a cinco cajetillas de tabaco cl谩sico.

No obstante, cada vez se publican m谩s art铆culos en revistas cient铆ficas sobre sus potenciales efectos perjudiciales que constatan que no sirven como puente para dejar de fumar, sino que crean nuevos adictos a fumar, en este caso, cigarrillos electr贸nicos.

Los efectos de los ‘e-cigarrillos’

Los “e-cigarrillos” son peque帽os aparatos electr贸nicos, que simulan la forma de un cigarrillo, aunque tambi茅n hay algunos que imitan la de una pipa o de un puro. Emiten un vapor -vaporizan o “vapean”- consistente en una mezcla de nicotina, propilenglicol y otros compuestos qu铆micos. Se utilizan inhalando el vapor que producen en lugar del humo de los cigarrillos cl谩sicos. Por esta raz贸n, a sus usuarios se les denomina “vapeadores”.

En su interior, este aparato consta de varias partes: una bater铆a recargable, un atomizador y un dep贸sito o cartucho que contiene el l铆quido que despu茅s se vaporiza. Este l铆quido lleva nicotina (entre 6 y 24 mg), por lo que tambi茅n producir铆a adicci贸n; propilenglicol, un alcohol que se emplea como aditivo en alimentos y algunos f谩rmacos inhaladores y nebulizadores, que provoca irritaci贸n en la garganta y en las v铆as respiratorias y conduce a la tos y el ahogo; y aditivos alimentarios que dan diferentes sabores (chocolate, vainilla, menta o fresa). Estos sabores permiten disfrazar la nicotina, pero se vehiculizan a trav茅s de sustancias oleosas que se depositan en los pulmones, sin que estos tengan capacidad de absorberlas, y que podr铆an conducir a reacciones inflamatorias y enfermedades intersticiales. Adem谩s, es posible que lleven m谩s sustancias que no figuren en el etiquetado.

As铆, aunque sean menos t贸xicos que los cigarrillos convencionales, parece ser que no son tan inocuos como se ha pretendido vender. Su eficacia para dejar de fumar o como estrategia de reducci贸n de da帽os no ha sido demostrada. Pueden causar, entre otros efectos secundarios, sequedad de la boca e irritaci贸n de boca y garganta. Se desconocen sus consecuencias a largo plazo y tambi茅n los efectos por la inhalaci贸n pasiva del vapor que exhala el usuario, seg煤n informaci贸n de la Red Catalana de Hospitales sin Humo basada en diferentes investigaciones cient铆ficas.

A corto plazo, un estudio publicado en Chest en el 2012 se帽alaba que basta fumarlos cinco minutos para que tengan efectos indeseables para la funci贸n pulmonar. Adem谩s, al contener sustancias id茅nticas a las de un pitillo convencional, como la nicotina, no se descarta que sean potencialmente cancer铆genos, seg煤n ya advirti贸 en 2013 en un comunicado la Sociedad Espa帽ola de Neumolog铆a y Cirug铆a Tor谩cica (SEPAR).

Nueva normativa para los ‘e-cigarrillos’

En Espa帽a, desde el 1 de enero de 2014, fumar cigarrillos electr贸nicos est谩 prohibido en hospitales y centros de salud, colegios y zonas infantiles, en las administraciones p煤blicas y en el transporte p煤blico, en virtud de la primera normativa que se aprueba en nuestro pa铆s para regular su uso y a la que ya se hab铆an adelantado algunas comunidades aut贸nomas, como Andaluc铆a, Catalu帽a y la Comunidad Valenciana, que ya hab铆an empezado a aplicar restricciones a los “e-cigarrillos” en 2013.

Estas prohibiciones, recogidas en la nueva Ley General en Defensa de los Consumidores y Usuarios, dejan fuera a los bares y restaurantes, donde se podr谩n utilizar. En el transporte p煤blico, la prohibici贸n se extiende a todo tipo de veh铆culos (metros, trenes, autobuses, barcos y aviones), aunque en este 煤ltimo caso solo afecta a vuelos de aerol铆neas espa帽olas o a los que comparten con compa帽铆as extranjeras.

El prop贸sito fundamental de las limitaciones de uso impuestas a los cigarrillos electr贸nicos no solo es velar por la salud de la poblaci贸n, sino sobre todo disuadir a los j贸venes de que se inicien en el h谩bito de fumar. Por ello, se ha prohibido la publicidad en programas dirigidos a menores de 18 a帽os, as铆 como durante 15 minutos antes o despu茅s de su emisi贸n, entre las 16:00 y las 20:00 horas en los medios audiovisuales, y la aparici贸n de menores de 18 a帽os en sus anuncios. Asimismo, su difusi贸n deber谩 hacerse en los soportes y franjas horarias no prohibidos por la Ley Antitabaco y se proh铆be que las cajetillas anuncien indicaciones terap茅uticas sin el reconocimiento expreso de un organismo p煤blico competente.

A pesar de estos avances en el marco regulatorio de los cigarrillos electr贸nicos, a ra铆z del caso de neumon铆a declarado y de las evidencias cient铆ficas que van destapando sus potenciales efectos nocivos, en Espa帽a, cada vez m谩s voces que reclaman una normativa m谩s restrictiva. De hecho, 37 sociedades cient铆ficas, como la Asociaci贸n Espa帽ola contra el C谩ncer (AECC), la Organizaci贸n M茅dica Colegial (OMC) y el Comit茅 Nacional para la Prevenci贸n del Tabaquismo (CNPT), han presentado una declaraci贸n al Senado, c谩mara en la que deber谩 debatirse ahora la nueva normativa, donde piden que esta se equipare a la que se aplica para el tabaco convencional.

En Europa, el Parlamento Europeo ha aprobado una nueva directiva sobre tabaco, que proh铆be la venta de paquetes de menos de 20 cigarrillos y que regula los “e-cigarrillos” como productos medicinales, si se demuestra que presentan propiedades curativas o preventivas, o de tabaco, si no es el caso. Adem谩s, establece que deben llevar una advertencia sanitaria que cubra el 65% de la superficie de la cajetilla, frente al 30% de la superficie delantera y el 40% de la trasera que deber铆an quedar cubiertas con la legislaci贸n anterior. El objetivo fundamental de la norma es disminuir el atractivo que el consumo de estos cigarrillos ejerce sobre los j贸venes.


Tambi茅n te interesar谩 :

Shortlink:

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos necesarios est谩n marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>