Aquellos consumidores que ya disponen del bono social tienen hasta el 10 de abril de 2018 para acogerse al nuevo bono social, presentando la documentación que les acredite como beneficiarios del descuento.

El bono social aprobado por el Gobierno central es un descuento en la factura eléctrica al que pueden acogerse los consumidores en función de su nivel de renta y de determinadas circunstancias personales.

Tras la nueva normativa, este descuento será del 25% para los consumidores vulnerables, del 40% para los vulnerables severos y del 50% para aquellos consumidores vulnerables que estén siendo atendidos por los servicios sociales.

La legislación establece como consumidores vulnerables a los pensionistas perceptores de rentas mínimas, familias numerosas y aquellas con una renta inferior a unos determinados umbrales, que se verán incrementados en caso de personas con discapacidad, víctimas de violencia de género o terrorismo. Para el caso de los consumidores vulnerables severos, serán considerados aquellos con una renta inferior a la mitad de los establecidos para los vulnerables.

Además, incluye una serie de medidas para reforzar la protección al consumidor en la comercialización de la luz y ante los cortes de suministros. Entre ellas, la ampliación del plazo de suspensión del suministro por impago para consumidores con bono social, que pasa de dos a cuatro meses o la prohibición del corte de su suministro así como la cofinanciación del 50% de sus facturas por las administraciones competentes, para los consumidores en riesgo de exclusión social.

Para poder acogerse al bono social, los consumidores deberán presentar su solicitud junto con la documentación acreditativa por diversos medios: por teléfono, en la web, por fax, correo postal, mail o en las oficinas de la empresa comercializadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here