El propio banco puede indicar si somos morosos, pero además hay varios ficheros a los que se puede acceder, aunque no siempre de manera gratuita.

Estar en una lista de morosos sin saberlo no debería ser posible, porque el afectado debe ser avisado en un plazo máximo de 30 días, para poder ejercer su derecho de rectificación y cancelación. Sin embargo, a veces se envían cartas a una dirección incorrecta, o por cualquier circunstancia la misiva no se recibe. Entonces, el afectado descubre su condición de moroso cuando pide un préstamo o realiza algún trámite. ¿Cómo conocer si se está en uno de estos ficheros? En la propia entidad bancaria pueden dar el dato, pero además, como se señala en este reportaje, en España hay varios ficheros a los que se puede acceder para saber sobre esta situación, como el de la Asociación de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF), el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) o la Central de Información de Riesgos (CIR) del Banco de España.

¿Estoy incluido en un fichero por deudas?

No es necesario deber mucho dinero para convertirse en moroso y pasar a estar incluido en un fichero de deudores. Devolver un recibo u olvidar pagar una pequeña cantidad a una empresa suministradora puede hacer que se aparezca en ellos, y muchas veces sin que el interesado lo conozca.

Pero saber si se figura como deudor es sencillo, y todos los ciudadanos tienen derecho de acceso a los listados, pues la Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal (LOPD) les reconoce el poder controlar qué uso se hace de sus datos personales. Hay varios modos de saber si se está incluido en uno de estos ficheros:

1. Una de las maneras más efectivas de conocerlo es ir al propio banco para informarse sobre si se aparece en alguna lista. Sin embargo, no todas las entidades dan este dato.

2. Hay páginas webs que permiten de forma gratuita saber qué datos aparecen en los ficheros de morosos. Los más consultados son los de la ASNEF, el RAI y la CIR.

Si se quiere ver desde estos portales, basta con señalar si se es particular o empresa y rellenar un sencillo formulario.

3. Se puede consultar directamente a ASNEF-EQUIFAX. La Asociación de Establecimientos Financieros de Crédito es una base de datos que se encarga de incluir en ella a las personas físicas o jurídicas que tengan un impago en vigor.

Diferente es el caso de haber recibido una carta explicando la condición de morosos.  Si es así, se pueden consultar los datos en la página web, y se recibe la información de forma inmediata. Para ello, se introducirán los datos relativos al número de referencia que consta en la notificación de inclusión (la carta recibida) y el número del NIF del interesado.

A veces sucede que se sigue manteniendo a una persona en el listado aún cuando su deuda está saldada. Si es el caso, o los datos son inadecuados o no son exactos, se pueden rectificar y cancelar. Para ello, hay que dirigir una solicitud que debe ir firmada por el interesado, además de incluir una fotocopia del DNI y documentación que acredite el pago de la deuda.

4. Acudir al RAI. El Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) tiene información relativa a los impagos de personas jurídicas de cuantía igual o superior a 300 euros. En él se puede preguntar el importe pendiente de pago y el número de apuntes asociados a un deudor.

En todos los casos hay que estar tranquilos, ya que los datos que se solicitan se usan solo para verificar la identidad y poder facilitar la información requerida por el ciudadano. No se ceden, en ningún caso, a terceros.

La CIR

La Central de Información de Riesgos (CIR) no es un fichero de morosos, sino una base de datos gestionada por el Banco de España que refleja los créditos, préstamos, líneas de descuento, avales y demás riesgos que administran las entidades financieras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here