El Hospital de la Fe realiza por primera vez en España cirugía del Parkinson con TAC intraoperatorio.

La novedad de esta técnica radica en que el equipo médico interviene al paciente dentro del propio TAC.

El servicio de Neurocirugía del Hospital Universitari i Politècnic la Fe de Valencia es el primer centro hospitalario español que realiza intervenciones de neurocirugía contra el Parkinson y otros movimientos anormales mediante la inserción de electrodos profundos (estimulación cerebral profunda) con la ayuda de un sistema propio de TAC intraoperatorio (O-arm). La Generalitat Valenciana destacó que hasta la fecha ya se han realizado cuatro intervenciones de este tipo, «todas ellas con resultado altamente satisfactorio«.

La última intervención del Parkinson con TAC intraoperatorio se realizó el jueves 2 de febrero a una paciente de 65 años de edad que sufría enfermedad de Parkinson avanzada, que le provocaba rigidez muscular y lentitud de movimientos así como movimientos incontrolados (discinesias) que le impedían realizar su actividad diaria con normalidad., explicó el Ejecutivo valenciano.

Este procedimiento quirúrgico consiste en la inserción de un microelectrodo en una zona profunda del cerebro, el núcleo subtalámico (de unos 8 mm de diámetro). A continuación, se implanta el electrodo tetrapolar definitivo, de 1,3 mm de calibre y mediante estimulación de alta frecuencia se consigue mejorar los tres síntomas principales de esta enfermedad: rigidez, lentitud de movimientos (bradicinesia) y temblor. Una vez implantado el electrodo definitivo de realiza una Tomografía Axial Computerizada (TAC) en la misma mesa operatoria y sus imágenes se fusionan con las de la resonancia magnética preoperatoria que confirma la correcta situación del mismo.

Estas cirugías tienen una duración aproximada de cuatro horas y en ellas intervienen un equipo multidisciplinar de neurocirujanos, neurólogos, neurofisiólogos y radiólogos. La novedad de esta técnica radica en que el equipo médico interviene al paciente dentro del propio TAC, «lo que permite obtener imágenes del lugar exacto donde se implanta el electrodo y tener la certeza de que se está en el lugar adecuado antes de que el paciente abandone el quirófano«, destacó la Generalitat Valenciana.

«Gracias al uso del TAC intraoperatorio, aumentamos notablemente la seguridad de la intervención y tenemos la certeza de que el electrodo está en el lugar idóneo, evitando que el paciente tenga que volver a ser intervenido si se ha producido un desplazamiento del electrodo«, señaló el Dr. Carlos Botella, Jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitari i Politècnic la Fe. La Unidad Multidisciplinar de Estimulación Cerebral Profunda de La Fe participa en un proyecto de investigación junto con el Departamento de Ciencias Morfológicas de la Facultad de Medicina, en el que se analiza los microregistros de las señales neuronales que se obtienen en estas intervenciones con el objetivo de poder crear en un futuro un atlas que permita identificar las diferentes señales de actividad de cada grupo neuronal.

Gracias a la estimulación cerebral profunda, los pacientes vuelven a controlar sus movimientos y, al mismo tiempo, se reduce su necesidad de recibir medicación, lo que evita los efectos secundarios de la misma y se consigue un importante ahorro en gasto farmacológico, ya que el tratamiento con diversos fármacos que se emplean en estas enfermedades llega a alcanzar los 12.000 euros al año por paciente. Además, se trata de un procedimiento reversible, ya que el propio paciente puede desactivar el funcionamiento del electrodo al acercar un imán especial a su pecho si se encuentra cerca de un campo magnético como un arco de seguridad de un aeropuerto o si debe realizarse una Resonancia Magnética.
Fuente:consumer.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here