Investigadores de la UPV idean un nuevo sistema basado en la integración de los teléfonos inteligentes con los vehículos para conocer en tiempo real la ruta más ecoeficiente.

Investigadores del Grupo de Redes de Computadores-DISCA de la Universitat Politècnica de València han ideado un nuevo sistema de ayuda a la circulación en las ciudades basado en teléfonos móviles inteligentes que contribuirá a reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes generadas por los vehículos.

El sistema, que se encuentra en una primera fase de desarrollo, permitiría conocer en tiempo real la ruta más ecoeficiente para cualquier desplazamiento. El proyecto ha sido galardonado con el primer premio en el Certamen Valencia IDEA 2012, en la categoría de Energía y Medio Ambiente.

La clave del sistema reside en la integración entre los teléfonos inteligentes y el vehículo. Según apunta el investigador Carlos Tavares, en la actualidad dicha integración es factible tecnológicamente gracias a la reciente aparición en el mercado de dispositivos de bajo coste (de menos de 30 euros), que permiten conectar a la interfaz OBD-II de los vehículos (son obligatorios en todos los vehículos de la Unión Europea desde 2001), y mediante los cuales se puede acceder a la información de los diferentes sistemas de control de abordo del vehículo.

Hasta el momento, los investigadores de la UPV han desarrollado una primera parte de la plataforma capaz de recibir datos de los conductores, tales como los lugares por donde se desplazan, la velocidad a la que van, etc. «Estamos en una primera fase de desarrollo; en un futuro, nuestro proyecto permitirá disponer de una solución para conducción ecoeficiente. Aprovechando todo el potencial de los teléfonos inteligentes, será capaz de estimar el estado de congestión en cada punto de la ciudad e informar del coste económico y medioambiental de los desplazamientos, aconsejando al usuario la mejor alternativa posible para su desplazamiento«, apunta Carlos Tavares.

En el proyecto presentado por los investigadores de la UPV, cada teléfono móvil actúa, entre otros, como fuente de datos, enviando periódicamente información sobre el estado actual de la carretera a un servidor central. Esta información incluye, como mínimo, la posición actual del vehículo y la velocidad a la que se desplaza; el servidor central recibe los datos enviados por los usuarios y los almacena en una base de datos.

Según explica Carlos Tavares, a partir de esta información, el móvil estimará el estado de congestión en cada punto de la ciudad, discriminando por día y hora, y obtendrá un mapa en tiempo real del estado de congestión de cada vía de la ciudad a partir de los datos más recientes enviados por los usuarios, así como un segundo mapa híbrido, cuyo objetivo será dar soporte a la conducción eficiente.
Fuente: upv.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here