ATA expresa su rechazo al «cincocéntimo», advierte de que lastrará el consumo y pide a la Junta que reflexione.

La Asociación de Trabajadores Autónomos de Castilla y León (ATA) ha expresado hoy  viernes su rechazo a la aplicación del ‘céntimo sanitario’, al que la asociación se ha referido como «cincocéntimo» -grabará 4,8 céntimos por litro de combustible- y tras advertir de que este nuevo impuesto lastrará el consumo y mermará la competitividad, ha pedido a la Junta que recapacite desde el convencimiento de que «lo que puede ganar vía impuesto revolucionario, lo perderá con menos empresas y más desempleo«.

En un comunicado de prensa recogido por Europa Press, ATA ha considerado «injusto» que se aplique este «impuesto revolucionario» a todos los ciudadanos, en general, y a los empresarios autónomos, en particular, «porque esta medida perjudica al ya mermado consumo, repercute directamente en costes y resta competitividad a las empresas».

«Esta medida nos afecta a todos los autónomos de todos los sectores y de todo el territorio, comercio, servicios, gasolineras, profesionales liberales, periodistas free-lance, empresas turísticas, vendedores de prensa, hosteleros, agentes comerciales … y, por supuesto, a los transportistas y los taxistas«, ha asegurado la presidenta de ATA, Soraya Mayo.

Según Mayo, de aplicarse este «impuesto revolucionario», el efecto sobre la economía regional será «devastador» desde el convencimiento, además, de que para el transporte el incremento no será del 4,8 sino de cerca de 13 céntimos más, «puesto que en 2012 se han eliminado las bonificaciones del gasóleo profesional«.

«Las consecuencias serán terribles para un sector que, en ocasiones, trabaja por debajo de costes, que es «sector de riesgo» para los bancos (les resulta prácticamente imposible financiarse) y que en Castilla y León sólo en 2011 perdió más de 200 empresas«, ha añadido Mayo.

La presidenta de ATA ha insistido en que si la Junta no recapacita, deberá sentarse con los colectivos más afectados a negociar «medidas compensatorias» porque de lo contrario, «lo que pretende ganar vía impuesto revolucionario, lo perderá con menos tributos (porque cerrarán más empresas) y más desempleo«.

Según sus datos, Castilla y León perdió en 2011 un total de 2.107 empresarios autónomos y cerca del 73 por ciento de los 205.250 que sobreviven «se encuentran en una situación muy delicada puesto que para el 49,5 por ciento de los autónomos la banca les ha denegado financiación el pasado año; la morosidad afecta a más del 61,9 por ciento y el 73,9 por ciento se ha visto afectado por la caída de la actividad«.

«Es lo que nos faltaba en Castilla y León: si a la situación descrita le añadimos impuestos de diseño en Castilla y León, aumento de tributos nacionales, imposibilidad de acceder a crédito y paralización generalizada de la economía, 2012 será todavía peor que 2011«, ha pronosticado la presidenta regional de ATA.
Fuente:ecodiario.eleconomista.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here