Desde el pasado mes de  febrero, sin el código IBAN no se podrá realizar ninguna operación financiera, de cobro o de pago.

Sirve para identificar a nivel internacional una cuenta bancaria. Su nombre viene de las siglas en inglés de la norma IBAN (Internacional Bank Account Number), la cual nació para que los las entidades financieras pudieran automatizar fácilmente las transferencias entre bancos de la Unión Europea.

Con esta normativa, los pagos y transferencias intracomunitarias se ejecutan de manera similar a las nacionales, pudiendo aplicar tarifas similares, anteriormente a esta normativa, las dificultades en los pagos internacionales en la Unión Europea eran bastante importantes.

El International Bank Account Number (IBAN) es el nuevo identificador de las cuentas corrientes. Añade cuatro dígitos a los 20 de la cuenta corriente, que desde este mes de febrero deja de estar reconocida con las populares CCC. Estos cuatro signos serán: ES, en el caso de España, y un dígito de control de dos cifras. A este identificador se añade el Business Identifier Code (BIC), un código que caracteriza a la entidad asociada a la cuenta emisora y está compuesto por 11 caracteres.

El IBAN puede utilizarse en todas las operaciones con el extranjero, con todos los países del mundo, y sirve principalmente para identificar la cuenta bancaria en los pagos internacionales.

Ventajas:

  • Disminución de los errores de imputación.
  • Transmisión correcta de los datos relativos al número de cuenta bancaria.
  • Facilidad en el tratamiento automatizado a lo largo de todo el circuito.
  • Reducción de las intervenciones manuales.
  • Rapidez de transmisión.
  • Reducción de costes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here