Muchos consumidores comienzan ya con sus compras de juguetes y videojuegos, los productos más consumidos en estos días. La población infantil y juvenil es la principal destinataria de estas compras, por eso, al ser un colectivo especialmente protegido, los artículos deben cumplir con unos requisitos de seguridad.

En muchas ocasiones, el consumidor desconoce si ese juguete puesto a la venta es suficientemente seguro para su hijo o si ese videojuego que le ofrecen es adecuado para una edad u otra o contiene imágenes de violencia, por ejemplo.  Ofrecemos las claves más importantes a tener en cuenta ante la adquisición de este tipo de productos.

Juguetes

Las principales características que tienen que ofrecer para ser seguros son:

  • Llevar obligatoriamente el marcado CE en su etiquetado, que significa que cumple con las normas de seguridad europeas; así como los datos del responsable del producto (nombre y dirección).
  • Tener el etiquetado en castellano.
  • Llevar instrucciones y advertencias de uso. Para saber que el artículo cumple con la normativa de seguridad, debería llevar este tipo de advertencias:
  1. Juguetes funcionales: «Utilícese bajo la vigilancia de un adulto».
  2. Patinetes y patines de rueda: «Conviene utilizar equipo de protección. No utilizar en lugares con tráfico».
  3. Juguetes náuticos: «Utilizar solo en agua donde el niño pueda permanecer de pie y bajo la vigilancia de un adulto».
  4. Cometas y juguetes voladores: » No debe utilizarse cerca de las líneas eléctricas o durante una tormenta».
  5. Juguetes químicos, que contienen sustancias químicas: «No conviene para niños menores de X años. Utilícese bajo la vigilancia de un adulto».
  • Mostrar la edad mínima, a partir de la cual un niño puede jugar con ese producto.
  • No tener bordes o puntas cortantes ni piezas pequeñas que se puedan desprender, sobre todo si va destinado a un niño menor de 36 meses. Se puede comprobar en la tienda, antes de adquirirlo, observando el producto con detenimiento. El juguete debe ser lo suficientemente grande para que no pueda ser tragado.
  • Si están destinados a bebés, estar fabricados con materiales que no se rompan, que se puedan limpiar fácilmente y que no estén pintados o barnizados.
  • Los proyectiles deben estar especialmente protegidos: los dardos y flechas, tener la punta embotada; el láser, no producir lesiones oculares; y llevar la advertencia «No se ha de apuntar a los ojos ni a la cara». Los juguetes con proyectiles no están indicados para los niños pequeños.
  • Las máscaras y cascos deben disponer de ventilación adecuada y llevar la advertencia: «Esto es un juguete. No proporciona protección».
  • Las pelucas, disfraces, etc. deben estar fabricados con materiales no inflamables.
  • Si llevan pilas, disponer de un espacio cerrado para ellas, al que solo se pueda acceder utilizando un destornillador. Los juguetes eléctricos deben especificar, también, su potencia máxima, la tensión de alimentación que precisan y su consumo energético.
  • Si llevan cargadores de baterías, disponer de mecanismos para prevenir el recalentamiento.

Una vez abiertos los regalos, es muy importante desechar todos los envoltorios, sobre todo los plásticos, para evitar que el niño se pueda ahogar o sufrir cualquier otro daño, jugando con ellos.

Videojuegos

Si va a regalarle a su hijo un videojuego, fíjese en el sistema de logos que emplea la industria en las cajas para advertir del contenido del juego y de la edad a la que va dirigido.

Esta información es fundamental para saber que se está comprando un juego conveniente para el niño y qué tipo de información va a recibir.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here