Los juegos de azar entran en todos los hogares españoles en un momento u otro del año. Billetes de Lotería Nacional, cupones de la ONCE, quinielas, números de la Lotería Primitiva, de Euromillones, etc,  se compran a diario.

Pero sobre todo en fechas navideñas, prácticamente la mayoría de los consumidores adquieren algún décimo para el Sorteo Extraordinario de Navidad, que se celebra el 22 de diciembre, o para el Sorteo del Niño, el 6 de enero.

Recomendaciones

Al comprar un cupón o décimo y, sobre todo, al ir a cobrar el premio si toca, a veces el ciudadano se puede encontrar con algunos contratiempos.

Por eso, es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones y sobre todo no olvidar nunca que hay que cuidar el décimo como si se tratara de un cheque al portador:

1- Compre lotería en lugares autorizados, ya que se han dado casos de falsificaciones y décimos ilícitos. Compruebe que tiene el logo, el código y todos los elementos de verificación. Puede obtener más información en la página de Loterías y Apuestas del Estado (www.loteriasyapuestas.es) por si tiene dudas sobre su décimo.

2- Procure que no se deteriore el cupón o el décimo. Si resultase premiado y estuviera estropeado, debería solicitar a un centro ONCE o a Loterías del Estado que comprobara si el boleto coincide con el número premiado y diera autorización para tratarlo como agraciado.

3- Si decide comprar un décimo a través de internet, tenga las mismas precauciones que para cualquier otra adquisición por la red. Procure acceder a una página de internet segura, comprobando que la dirección empieza por https:// o que tiene un candado o una llave al pie. Sea cuidadoso en el momento de dar sus datos, al igual que con otro tipo de compras por la red.

4- No se fíe de los correos electrónicos que reciba diciéndole que ha resultado ganador de un premio. A veces se intenta estafar al consumidor con mensajes donde se le notifica que ha sido premiado con una cantidad de dinero. Se suplantan logotipos y símbolos de administraciones de lotería y se pide un pago en concepto de tasas para el cobro del premio. Si se paga ese cargo, que suele ser inferior a 3.000 €, nunca llega a recibirse el premio.

5- Desde el 1 de enero de 2013, y si el premio obtenido es superior a 2.500€, el dinero que se obtenga de un boleto de Loterías y Apuestas del Estado ya no estará libre de impuestos. En el momento de cobrarlo, se realizará un 20% de retención sobre el total. Por otro lado, lo que se adquiera con ese dinero o los intereses que genere ese capital en el banco deben ser declarados y pagar lo correspondiente en el impuesto de la renta.

6- Si obtiene un buen premio, podría ocurrir que alguien le ofreciera un 10% o un 20% más sobre el importe total a cambio de que le vendiera el boleto. Tenga mucho cuidado con estos incentivos: se podría estar intentando «blanquear» dinero y esa transacción sería perjudicial para usted, aunque a primera vista lo que vea es más dinero en sus manos. Si accede a la venta, no podrá acreditar después ante Hacienda la procedencia de ese dinero -cosa que sí puede demostrar si es el dinero cobrado del premio-.

7- Los mayores problemas que surgen cuando son grandes premios es no saber exactamente cómo se debe cobrar, dónde ponerlo, guardarlo, etc. El banco puede encargarse de hacer todos los trámites con la administración para el cobro de esas cantidades y en una semana aproximadamente se dispone del dinero en la cuenta. Puede ser la manera más segura de gestionar el premio. Loterías y Apuestas del Estado pone a disposición del usuario una página para saber cómo cobrar un premio mayor y menor de 2.500€, y la red de bancos donde se puede acudir si el premio es mayor de esta cantidad.

8- Si en vez de un décimo tiene una participación, es el emisor de esa participación el que debe darle la cantidad que le corresponda. No puede reclamarse a la administración de lotería. Por eso, es muy importante que se conserve el documento de participación. Por otro lado, se debe tener presente que el dinero que se paga por esa participación no siempre es la cantidad total que se juega, ya que en determinadas ocasiones hay una parte de donación para el emisor de la participación. Este desglose debe figurar en el documento. Por otra parte, las participaciones con premios en especie (cestas de navidad, jamones…) son títulos de participación en una actividad tradicional de estas fechas, distinta de la Lotería Nacional, aunque utlizan los sorteos de Loterías y apuestas del Estado para determinar la adjudicación de los premios.

9- Todos los boletos premiados tienen un plazo de caducidad, que viene indicado en el reverso: en el caso de los premios de Loterías y Apuestas del Estado tienen una caducidad de tres meses desde la celebración del sorteo. Si se pasa el plazo, se perderán los derechos a recibir el premio. Y recuerde que los premios menores se podrán cobrar directamente a través de una administración de lotería pero los de cuantías grandes se cobran a través de las entidades bancarias colaboradoras.

10- En el caso de que un boleto se haya comprado entre varias personas, es recomendable fotocopiarlo, especificando la cantidad que aporta cada uno y firmando cada uno de los pagadores. En el caso de que el portador del original decida desvincularse de sus socios e intente cobrar el premio íntegramente sin compartirlo con nadie, existiría la posibilidad de denunciarle e ir a juicio para reclamar la parte del premio correspondiente a cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here