Las últimas investigaciones de las autoridades sanitarias alemanas apuntan a unos brotes de soja procedentes de Baja Sajonia como responsables de esta crisis sanitaria.

Pepinos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que la bacteria intestinal E. coli Enterohemorrágica (EHEC) puede transmitirse de persona a persona a través de las heces o por vía oral. La epidemióloga de la OMS, Andrea Ellis, advirtió el viernes 3 de junio que la bacteria «puede transmitirse de persona a persona si no hay una higiene adecuada. Por ejemplo, si alguien tiene diarrea y no se lava las manos puede transferirle la bacteria a las superficies que toque«.

Para evitar la infección, la doctora Ellies recomendó extremar las medidas de higiene en la preparación de los alimentos, mantener la carne y verduras crudas a temperaturas adecuadas y cerciorarse de beber y utilizar agua potable.

Lavar las Verduras

Los científicos alemanes investigan todavía para encontrar el origen del brote de la letal E. coli. Mientras tanto, la Policía de Hamburgo podría haber hallado la clave para resolver este caso, que ha llevado al desastre económico a los agricultores germanos, que viven idéntica situación que los productores españoles. Ahora apunta a unos brotes de soja procedentes de Baja Sajonia. «Espero una discusión concreta y fructífera sobre esta importante cuestión«, ha señalado el comisario europeo de Sanidad, John Dalli, «con la esperanza de que podamos consolidar nuestros esfuerzos para hacer frente al brote de E. coli«.

Todavía faltan los resultados definitivos de laboratorio, que se esperan en breve, «pero los indicios son tan claros que el ministerio recomienda renunciar en estos momentos al consumo de brotes«, declaró el titular de Agricultura de Baja Sajonia, Gert Lindemann. «No se puede descartar que el producto contaminado con la bacteria ya haya sido totalmente procesado y vendido«, añadió.

Con respecto a la atribución a los pepinos españoles como responsables del brote de contagio por E. coli, las autoridades alemanas defienden la gestión de la crisis que llevó a cabo la ciudad de Hamburgo y, en especial, la senadora de sanidad de la ciudad. La canciller alemana, Angela Merkel, habló a finales de la semana pasada con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. Según el comunicado oficial, Merkel, además de mostrar una «gran comprensión» por la crítica situación económica que vive el campo español, recordó que las autoridades alemanas tenían la obligación de informar a la población y a los organismos comunitarios sobre el resultado de los análisis.

La misma estrategia empleó la ministra de Agricultura, Ilse Aigner, que reiteró que la actuación de la Administración de Hamburgo había sido correcta y pidió «comprensión» a la ciudadanía española. La posición alemana parece ser inflexible en este aspecto y una muestra de ello la vivieron en Hamburgo dos directivos españoles de la empresa malagueña Frunet, que llegaron a la ciudad para recuperar la reputación perdida a causa de la alerta que lanzó la ciudad contra sus pepinos. Antonio Lavao y Miguel Cazorla solicitaron una entrevista con las autoridades de la ciudad, pero sus gestiones no llegaron a fructificar.

Los empresarios anunciaron que habían contratado a un bufete de abogados hamburgués para estudiar la posibilidad de emprender acciones legales. «Tenemos las mejores acreditaciones de calidad«, dijo Lavao, quien indicó que son auditados y testados de manera constante. «Vendemos a supermercados, mayoristas de mercados centrales y tiendas especializadas y jamás hemos tenido un problema con gérmenes en nuestra empresa«, añadió.

Fuente: consumer.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here