Hablamos de éste tema con Stop Desafiuzamentos Lugo, una Plataforma de reciente creación, que ha decidido plantar cara frontalmente a tan grave situación.

Fotografía: Stop Desafiuzamentos Lugo
Fotografía: Stop Desafiuzamentos Lugo

Pregunta. ¿Qué motivos lleva a constituir una plataforma como “Stop Desafiuzamentos Lugo”?.

Respuesta. Podríamos decir que el motivo principal es alto número de desahucios y su carácter injusto, insolidario, delictivo y de tremendas consecuencias sociales y personales.

Algunos colectivos ya hablan de 400.000 desahucios en todo el Estado.

Las estadísticas oficiales reflejan que el número de familias que han tenido que afrontar un proceso de desahucios no ha hecho más que crecer en los últimos años. Algunos colectivos ya hablan de 400.000 desahucios en todo el Estado desde el comienzo de la crisis. Esta situación y la perspectiva de que las cosas probablemente empeoren a medio plazo por efecto de las políticas de recortes y el aumento del paro nos han llevado a poner en marcha esta iniciativa.

P. Durante éstos primeros compases de vida de la plataforma estais contando con un gran apoyo popular, ¿podemos considerar ya los desahucios como un problema social de primera magnitud?.

R. Los desahucios son un problema de primera magnitud, como tantos otros, porque suponen la violación de un derecho fundamental de la persona, el derecho a la vivienda. En muchos casos, las familias que son despojadas de su vivienda son empujadas a una espiral de miseria llegando a sufrir en ocasiones el secuestro de los menores a su cargo por los Servicios Sociales. Es más, aunque no aparezca en las estadísticas, muchas familias que todavía no han sufrido una ejecución hipotecaria restringen su consumo al mínimo para poder hacer frente a la deuda contraída con el banco, lo que provoca que no se mantengan unas condiciones de vida digna.

P. ¿Tan compleja es su solución?.

R. No sería tan compleja si rigiesen los principios de justicia social y si las leyes sobre las que se asienta el sistema hipotecario español no permitiesen el abuso sistemático que las entidades financieras realizan a sus clientes. Pero con las actuales reglas de juego, parece que la única opción plausible es la de forzar a los bancos a negociar una salida lo más ventajosa posible para los afectados por medio de la presión social. Por ello, también exigimos que los poderes públicos adapten, interpreten y apliquen las leyes de forma que sea compatible con el derecho a una vivienda digna.

P. ¿Cabe hablar de “esperanza” para l@s afectad@s?.

R. Obedeciendo a las leyes actuales y a la complicidad de los grandes medios y las administraciones creemos que la solución es complicada. De todos modos, gracias a la presión social empiezan a verse cambios, como se ha visto en el último año. Ya se están produciendo casos en que las entidades financieras acceden a negociar con los afectados, probablemente como respuesta a la presión social. Si bien podríamos calificar esta actitud como de lavado de cara frente a la opinión pública, algunas de las soluciones ofrecidas pueden llegar a ser decisivas para una familia. Aunque el problema de fondo siga sin solucionarse esto nos indica que empezamos a ir por el buen camino.

P. Y ya en última instancia, ¿qué le diríais a tod@s aquell@s ciudadan@s que se ven afectad@s, directa o indirectamente, por esta grave lacra?.

R. Unión, solidaridad, insumisión, lucha por la justicia y nuestros derechos. Por ello, animamos a las familias que pudieran verse en esta situación o que de hecho, ya lo estén, a ponerse en contacto con las plataformas y grupos que están ya funcionando en este ámbito (grupos locales de STOP Desahucios o Plataforma de Afectados por la Hipoteca) para conseguir una mayor visibilidad social del problema y con ello procurar una solución colectiva del problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here