Desciende un 4,6% el coste de la energía de la tarifa de último recurso, a la que se acogen unos 20 millones de consumidores. El Gobierno anunció que congelaría los peajes, la otra mitad del recibo.

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR) bajará a partir del 1 de octubre en torno al 2%, después de que el coste de la energía para el suministro a dicha tarifa haya bajado el 4,6% y de que el Gobierno haya dicho que congelará los peajes de acceso, informaron fuentes del sector.

El coste de la energía supone alrededor de la mitad de la TUR, a la que están acogidos unos 20 millones de consumidores, mientras que la otra mitad corresponde a los peajes de acceso, con los que se cubren costes regulados como el transporte, la distribución, las ayudas al carbón, los intereses asociados al déficit de tarifa o las primas a las energías renovables.

Recientemente, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, avanzó que el Gobierno no subiría de cara a la revisión de octubre la parte regulada del recibo eléctrico, los citados peajes, por lo que el precio final de la luz depende en esa ocasión únicamente del resultado de la subasta Cesur. Según fuentes del sector, la subasta Cesur se ha cerrado con un precio para el producto base de 49,25 euros el megavatio hora (MWh) y de 54,25 euros para el producto punta, lo que supone un descenso del 12,4% y del 11,8%, respectivamente, frente al trimestre anterior.

Una vez aplicados los ajuste pertinentes relacionados con conceptos como servicios de ajuste, apuntamiento, pagos por capacidad, pérdidas o prima de riesgo, estos descensos se traducen en un abaratamiento de la energía del 4,6%. Desde julio de 2009, la TUR es la única tarifa eléctrica que fija el Gobierno y a ella tienen acceso los usuarios con una potencia contratada iguales o inferior a los 10 kilovatios.

En lo que va de año, la TUR, que se revisa trimestralmente, ha subido el 4% en abril y el 7% en julio, incrementos a los que hay que sumar la subida del IVA (del 18 al 21%) y las refacturaciones derivadas de la sentencia del Supremo que obligan a revisar al alza y con carácter retroactivo los recibos desde octubre de 2011.

La bajada de la TUR llega después de que el Consejo de Ministros haya aprobado la creación de hasta siete impuestos o tasas para que las compañías contribuyan para que a partir de 2013 ya no se genere el denominado déficit eléctrico, un agujero de 24.000 millones. Este déficit tiene su origen en que los ingresos que se logran vía el recibo de la luz no son suficientes para cubrir todos los costes que se pretende remunerar con ellos. En reiteradas ocasiones, Soria ha asegurado que a la solución de este problema debían contribuir los consumidores, vías subidas del recibo; las compañías, a través de impuestos y una menor retribución a los costes regulados, y el Estado, mediante la asunción de costes como los extrapeninsulares por parte de los Presupuestos o de los intereses del déficit por parte del Tesoro Público.

Soria confirma que la luz bajará en octubre

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha confirmado que la tarifa eléctrica de último recurso (TUR) bajará «aproximadamente un 2,1 o 2,2%» a partir de octubre. En declaraciones a los periodistas en el Senado, Soria ha afirmado que mantiene la propuesta de no subir los peajes, la parte de la tarifa que fija el Gobierno y con la que se pagan el transporte, las primas a las renovables y las subvenciones al carbón, entre otros conceptos. Soria ha explicado que «como el precio de la subasta supone un 50% (de la tarifa), pues quiere decir que en el precio de la luz habrá un disminución de aproximadamente un 2,1 o un 2,2%» para el periodo entre octubre y diciembre. Posteriormente, en el Pleno del Senado y en respuesta a una pregunta del diputado del Grupo Mixto Isidro Manuel Martínez Oblanca, Soria ha subrayado que se trata del primer abaratamiento de la TUR desde su implantación en 2009.

Ha considerado que este abaratamiento ha sido posible gracias a las medidas puestas en marcha por el Gobierno en materia de política energética, todas ellas dirigidas a acabar con el déficit de tarifa, que se genera porque los ingresos del sistema eléctrico no son suficientes para cubrir los costes. Además, Soria ha apuntado que los grandes consumidores de energía van a seguir sujetos al sistema de interrumpibilidad, que les retribuye por estar dispuestos a «desconectarse» cuando el equilibrio eléctrico lo requiera. Desde su entrada en vigor en julio de 2009, la tarifa de último recurso no había bajado nunca, ya que, habitualmente, cuando el coste de la energía caía, el Gobierno aumentaba o congelaba los peajes para atajar el déficit de tarifa con subidas del recibo más suaves.

Fuente:diariodesevilla.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here