Colonias, perfumes… ¿juegan «limpio» las marcas?

0
352

Han finalizado las navidades. Tras el monumental empacho de anuncios de colonias y perfumes, ya tenemos en la estantería de casa nuestro nuevo regalo: ésa fragancia exclusiva que tanto deseábamos. La pregunta es… ¿qué hay realmente dentro de ése impresionante frasco?. Se van a sorprender.

Fíjense en el vídeo que encabeza el artículo. Y no, no es (en absoluto) publicidad. Vayan al segundo 00:19 y escuchen la frase: «It´s my favourite perfume!» (en español «¡es mi perfume favorito!», frase que pudo verse subtitulada al inicio de la campaña, pero que luego, sorpresivamente… desapareció del spot).

Cuidado con las compras de Navidad
Sorpresas… en los regalos de Navidad.

¿Dónde está el truco?. En realidad, y como podemos ver en éste enlace oficial del fabricante, el producto que nos quiere vender la amable joven no es, en absoluto «Perfume», es «Eau de Toilette»… ó dicho de otro modo, «agua de colonia» convencional, mucho más económica y de menor gama que el pretendido perfume.

Para algunos Consumidores puede no suponer una diferencia notable pero, en realidad sí la hay, ya que estamos hablando de productos de gamas radicalmente distintas, con distintas cualidades… y (deberíamos suponer) un muy distinto precio. En realidad no es siempre así.

Perfumes y colonias: no todo es igual.

Aunque en los anuncios (e información comercial) no se informe al Consumidor como debería, las fragancias que compramos en el establecimiento no son todas de la misma gama… ni de la misma calidad. Debemos considerar una serie de categorías (de obligado etiquetado para las marcas) que nos permitirán saber qué estamos comprando en realidad:

  • Colonia: Contiene entre un 6 y un 8% de esencia. Suele ser el formato más económico, más sencillo de encontrar… pero también el que ofrece menos profundidad y persistencia.
  • Agua de Colonia (Eau de Toilette): Contiene entre un 8 y un 15% de esencia. Su grado de concentración y precio es más elevado por lo que, según los expertos, llega a a alcanzar más de dos horas de persistencia en nuestra piel.
  • Agua de Perfume (Eau de Parfum): Contiene entre un 16 y un 18% de esencia, por lo que la duración en nuestra piel puede alcanzar fácilmente las 6 horas antes de desaparecer ó degradarse.
  • Perfume (Parfum): El producto que menciona la joven del anuncio llega a contener una concentración que oscila entre el 20 y el 30% de esencia… ó dicho de otro modo, más de un 200% de concentración respecto al «Agua de Colonia» que en realidad nos está promocionando. La duración, obviamente, también es más alta: entre 8 y 10 horas.
  • Elixir: Es una fragancia que ofrece más concentración ó intensidad que el propio Perfume (aunque las cifras reales varían según las marcas). Por lo general supera el 30% de contenido esencial y su duración es casi de un día completo.

Desde Atención al Consumidor, rogamos a marcas y fabricantes que ésta nomenclatura aparezca de forma más visible y accesible tanto en la publicidad, como en el propio etiquetado, para evitar confusiones ó, en el peor de los casos, adquirir un producto que – pese a su precio – no va a cumplir con nuestras expectativas.

Por ello, y hasta que la normativa vigente se actualice debidamente, es conveniente comprobar el cubicaje real del envase (¡cuidado con dejarnos seducir por el diseño del frasco!), calcular su precio por litro y compararlo con otras fragancias del mismo tipo y gama. Como indicábamos al principio del artículo… se van a sorprender.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here