El 18 de julio celebramos (entre otros actos, claro) el Día del Perro. En Atención al Consumidor queremos compartir con vosotros algunos consejos básicos para cuidar de nuestros mejores amigos… en éstas fechas estivales.

golpe de calor perro verano

Si las elevadas temperaturas veraniegas resultan duras para muchos de nosotros, a nuestros amigos caninos les pueden suponer – incluso – algún que otro disgusto.

….¿Sabías que si un perro pierde más del 12% de su hidratación corporal es probable que fallezca?».

Para que ellos también puedan disfrutar del verano, vamos a ofrecer unas pautas básicas que os serán de bastante utilidad:

  • Antes de afrontar las fechas veraniegas es conveniente acudir al veterinario y realizar un chequeo completo. En éstas fechas, proliferan los insectos… y sus picaduras pueden ser muy peligrosas para un animal que tenga alguna carencia en su sistema inmunológico (una pequeña infección es suficiente). Si aún no lo habéis hecho… ahora es el momento.
  • Las Autoridades insisten cada verano en que evitemos hacer ejercicio en las horas centrales del día. Pues bien, tal consejo se hace expecialmente extensivo a nuestras mascotas. ¿Sabías que si un perro pierde más del 12% de su hidratación corporal es probable que fallezca?. Así que nada de paseos a las tres de la tarde.
  • En éste mismo sentido, nada de dejar (¡siquiera!) unos minutos a nuestro perro dentro del coche sin vigilancia. Cada año fallecen multitud de animales por éste motivo. Si necesitas realizar alguna compra urgente, mejor que nuestro amigo nos acompañe… y si no nos permiten entrar con él al establecimiento, es mejor dejarlo en casa y no hacerle esperar unos minutos que pueden ser fatales.
  • Hablando de casa…. tampoco la terraza es – en éstas fechas – un lugar apropiado para confinar a tu mascota. Lo más adecuado es que esté en el interior de la vivienda, que disponga de agua fresca y limpia y, en el caso de que notemos que aún así tiene demasiado calor, podemos refrescarle con un agradable spray de agua. Por cierto; no temáis al aire acondicionado: también para él puede ser una opción de lo más agradable.

Si pese a todos éstos cuidados detectamos que el animal no se encuentra bien y que su temperatura corporal supera los 40º Centígrados (sí, lo habitual es que ronde entre los 38 y 39), es el momento de actuar, sobre todo si es una raza de morro chato (como el Carlino ó Bulldog Francés), que son más propensos a insuficiencas cardíacas y/o respiratorias. También debemos alertarnos ante mareos, vómitos, diarreas ó pérdida de conocimiento.

Para paliar un golpe de calor hay que actuar con extrema rapidez. es muy recomendable estabilizarlo (humedecer el pelaje y procurar que ingiera agua) y localizar al veterinario antes de realizar el desplazamiento.

El verano es una época para relajarnos… y admitid que nuestros compañeros caninos bien se han ganado el poder disfrutarlo con la debida seguridad, tranquilidad y sin sobresaltos. ¡Felíz día amigos!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here