Con las altas temperaturas ya casi encima, acudimos al clásico recetario de verano para paliar calores y exigencias gastronómicas de la familia. En éstas preparaciones el huevo suele estar casi siempre presente, pero…. ¿es seguro?.

huevo salmonela riesgo refrigeracion

Mahonesas, ensaladas, tortillas… son, por derecho propio, los grandes clásicos del verano. En todas éstas recetas encontramos un denominador común: el huevo. Seguramente te sabrás todos los trucos para ver si está fresco, prevenir la aparición de la temida salmonelosis…. y hasta tienes tus propios trucos para elegir los huevos en el supermercado. Pues bien; todo éso puede no ser suficiente.

A la hora de almacenar y manipular los huevos es frecuente cometer errores que quizás desconozcas».

A la hora de almacenar y manipular los huevos es frecuente cometer errores que quizás desconozcas. Nos ponemos manos a la obra:

  • ¿Dentro ó fuera de la nevera?: En el supermercado los suelen tener en estanterías convencionales, pero en casa, los trasladamos urgentemente frigorífico. ¿Cual es lo correcto?. Cuando se superan los 25º C, los posibles patógenos (como los que incluye la cáscara del huevo) disparan su ritmo de reproducción (de progresión «aritmética»: 1,2,3,4… a «geométrica»: 1,2,4,8…). De ahí la importancia de no rebasar tal cifra. En los supermercados – por motivos de salubridad y comodidad – rara vez se superan los 22º C, por lo que los huevos pueden estar perfectamente sin refrigerar. En casa…. la cosa cambia, y en verano (y aún con el omnipresente ventilador) es frecuente superar tales temperaturas, por lo que el procedimiento de conservación más seguro es la refrigeración (preferiblemente dentro de su embalaje original).
  • ¿Debo lavar los huevos antes de utilizarlos?: Rotundamente NO. La cáscara del huevo tiene dos particularidades que hacen que tal práctica pueda ser extremadamente peligrosa. Primero, que está en contacto con el aparato gastrointestinal del ave (que es dónde encontramos patógenos tan peligrosos como la salmonella) y segundo por que es un material poroso, por lo que aplicar agua sobre él (o simplemente demasiada humedad) puede provocar que dichas bacterias accedan al interior del huevo provocando una muy posible infección. Mejor que lavarlos es abrirlos con el mayor cuidado posible para evitar contaminación.
  • ¿Uso la cáscara para separar yema y clara?: Jamás. Éste procedimiento es (lamentablemente) de lo más televisivo, pero también muy peligroso. El riesgo de contagio con los patógenos de la zona externa de la cáscara se multiplica exponencialmente. El mejor método para realizar tal operación es colocar un pequeño cuenco y sobre él nuestra mano con la palma mirando hacia arriba. Vertemos el huevo y movemos lentamente los dedos reteniendo la yema para evitar que caiga al recipiente. Obviamente, y antes de realizar el procedimiento, procuraremos que nuestras manos estén completamente limpias.

Siguiendo unas muy sencillas pautas, podemos utilizar el huevo (sea del ave que sea) con total y absoluta tranquilidad…. y así disfrutar de un «pequeño gran manjar» al alcance de todos los bolsillos.

2 Comentarios

  1. Mi pregunta es…. ¿qué hacer con esos huevos que vienen con excrementos?, ¿se tiran a la basura?, ¿son peligrosos?. Gracias.

    • El huevo es una auténtica «caja fuerte» diseñada para preservar el contenido de agentes nocivos. Salvo que cometamos alguna incoherencia es muy difícil que la contaminación externa llegue a su interior. Dicho ésto, con éste tipo de huevos únicamente hay que tener un especial cuidado a la hora de «romperlos» procurando golpear la cáscara por la parte más limpia y evitando que algún resto entre en contacto con yema y clara. Con ésa precaución es más que suficiente. Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here