Estamos en vísperas de Todos los Santos, y desde hace unos años, en España, también se celebra la noche más terrorífica del año; “Noche de Brujas” o fiesta de Halloween.

Disfraces, máscaras, dulces y decoraciones forman parte de la noche del 31 de octubre, en las que , sobre todo los pequeños de la casa, disfrutan de una noche de fiesta.

Desde Atención al Consumidor no nos cansamos año tras año de repetir y alertar sobre los peligros que entrañan muchos de los disfraces que se venden en las tiendas para la celebración de Halloween, sobre todo para los más pequeños.

Consejos para comprar con seguridad

  • Es importante planificar con tiempo las compras de los artículos, evitándose compras precipitadas.
  • Realizar comparativas de precios entre varios establecimientos, es posible que se produzcan diferencia con el consiguiente ahorro y adquirir aquellos que reúnan y cumplan todas las condiciones de seguridad y etiquetado.
  • Si disponemos de folletos publicitarios o algún tipo de catálogo es importante conservarlos tras la compra, ya que pueden sernos útiles en caso de que tengamos que presentar alguna reclamación.
  • Al realizar la compra exija siempre ticket o justificante de la misma, conservándolo para el caso de que tengamos que presentar alguna reclamación.
  • Si va a realizar alguna compra de este tipo de artículos, infórmese sobre el régimen de devolución de los mismos. Los establecimientos de venta no están obligados a proceder a su devolución, salvo que así lo hayan anunciado.
  • Es importante recordar que los productos nuevos gozan de un periodo de garantía de 2 años, mientras que los de segunda mano gozan de un periodo de garantía no inferior a 1 año.
  • Al adquirir un disfraz es recomendable leer detenidamente la etiqueta ya que ésta es la primera fuente de información. En esta etiqueta se podrá comprobar: la edad recomendada, los consejos de seguridad y la empresa responsable del producto.
  • Adquirir disfraces, caretas, máscaras y similares atendiendo siempre a la edad de la niña o del niño.
  • Si se va a comprar un disfraz se aconseja no hacerlo en comercios esporádicos sino en comercios responsables donde le puedan informar y atender ante posibles reclamaciones.
  • Los productos destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años y que se comercialicen en la Unión Europea deben llevar el denominado marcado CE, ya que tienen la consideración de juguetes. Con este marcado la persona fabricante acredita que se cumplen todos los requisitos de seguridad y de uso previsible respecto al comportamiento habitual de las niñas y de los niños; se asegura que han pasado las pruebas técnicas y, por tanto, cumplen las características de seguridad; y se garantiza que se dan las instrucciones de uso del artículo (que han de estar, como mínimo, en la lengua del país donde se comercializa, en nuestro caso, en castellano).
  • En el caso de las máscaras es importante que éstas presenten suficientes orificios de ventilación y que sean apropiados de acuerdo a la edad de los niñ@s.
  • Es importante deshacerse de los embalajes, envoltorios, plásticos: los plásticos duros pueden provocar cortes y los blandos pueden causar asfixia.
  • En el caso de que se vayan a utilizar productos cosméticos para celebrar estas fiestas, debe saber que el etiquetado de estos productos debe contener, entre otros datos, los siguientes: denominación del producto, datos de fabricante o responsable, fecha de caducidad mínima, precauciones particulares de empleo, número de lote o referencia, función del producto, lista de ingredientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here