En más de una ocasión, nuestro afán por estrenar ése producto recién comprado provoca que cometamos errores que, bien invalidan la garantía bien imposibilitan ejercer nuestros Derechos en caso de devolución. Te contamos como evitarlo.

Navidades, época de regalos, estrenos y hasta algún que otro capricho. No sólo los más pequeños están deseando abrir el envoltorio, el paquete y empezar a disfrutar de la nueva compra lo antes posible. Pero… ¡cuidado!, no dejes que la pasión por estrenar perjudique a tus Derechos como Consumidor.

Hace apenas unos días, un Consumidor utilizó nuestro servicio de Asistencia Telefónico para poder resolver un problema inesperado. Tras adquirir una prenda de una conocida (y cotizada firma) descubrió – ya en su casa – que ésta no se adaptaba al tallaje esperado por lo que, dentro del plazo y con el ticket en mano, acudió al establecimiento que…. inesperadamente, le denegó cualquier cambio ó devolución. ¿El motivo?, nuestro cliente había cortado las etiquetas de la prenda.

…..Para evitar situaciones como ésta, vamos a ofreceros unas pautas que evitarán más de un problema».

El caso podría tener solución, pero ya a través de la vía Administrativa y tras un, más que lógico, disgusto del Consumidor. Para evitar situaciones como ésta, vamos a ofreceros unas pautas que evitarán más de un problema.

¡No rompas nada!

Muchos Usuarios desconocen que, tras la compra, estamos obligados a mantener unas pautas que garanticen una posible devolución. En caso de incumplirlas, el vendedor está plenamente legitimado para negarnos algunos recursos: reparación, sustitución, cambio…

Evitar ésta situación es más sencillo de lo que parece. Sólo tenemos que tener en cuenta algunas pequeñas cuestiones que os detallamos a continuación:

  • Conserva el embalaje: Cada vez más fabricantes incluyen ésta obligación en las instrucciones del producto: «Conserve el embalaje al menos durante 15 días», pero -seamos sinceros – nuestro afán por estrenar ésa nueva compra, provoca que destrocemos todo el envoltorio ó incluso, que éste acabe precipitadamente en la basura. Insistimos; debemos conservar el embalaje en el mejor estado posible, al menos hasta 15 días tras la compra. Sobre todo si es una compra «On Line».
  • No tires la documentación: Instrucciones, homologaciones, consejos de uso… rara vez prestamos la necesaria atención a ésos «molestos papeles» que, para más inri, vienen en varios idiomas. Olvidamos que su lectura es fundamental para el buen uso del producto y que su conservación es una de nuestras mejores garantías si algo no sale bien: problemas de funcionamiento, dificultades de uso, necesidad de devolución ó uso de la garantía (que debe venir sellada). Ésa documentación es clave durante toda la vida útil del producto. ¡No la desestimes!.
  • ….ni cortes las etiquetas: Tras comprar una prenda de ropa, un calzado, pruébatela de nuevo en casa. Sin las prisas y nervios propios de la tienda y sólo cuanto estés completamente segur@ de que se adapta a tus gustos, preferencias y medidas… ¡corta la etiqueta!. Si eliminas este crucial elemento nada más adquirir el producto, renuncias a una parte de tus Derechos como Consumidor.
  • Mantén los elementos protectores: Sobre todo los productos electrónicos, vienen acompañados por unas láminas de protección y otros elementos (básicamente adhesivos) que garantizan la integridad del producto durante su transporte y manipulación preliminar. Mantenerlos no es necesariamente obligatorio, pero sí nos facilitan el realizar algunas acciones como proceder a la devolución de una compra «On Line» ó el traslado a un Servicio Técnico. Evitaremos daños en el producto y facilitaremos su manipulación por terceras partes. ¡No los descartes!.

Como podemos ver… éstas sencillas pautas nos permitirán hacer un mejor uso de nuestra nueva compra y si, como a veces ocurre, tenemos que proceder a una sustitución, devolución ó reparación, mantener intacta tanto la mercancía… como nuestros Derechos como Consumidor. ¡No lo olvides!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here