Nuevas comunidades autónomas se incorporan al sistema de prescripción de receta electrónica interoperable: Asturias, Cantabria, Cataluña, Murcia y el País Vasco. De este modo, son ya catorce las comunidades que cuentan con este servicio común, con el que ya estaban trabajando Aragón, Canarias, Castilla y León, Castilla La Mancha, Comunidad Foral de Navarra, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia y La Rioja.

Esto significa que 1.344 nuevos centros de salud y consultorios de Atención Primaria y 5.252 farmacias se añadirán a los dispositivos que pueden prescribir y dispensar recetas interoperables.

El objetivo es que los pacientes puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de en qué comunidad hayan sido recetadas y sin necesidad de preocuparse en sus viajes por las fechas de dispensación en las que tienen que retirar la medicación o sin tener que acudir a su médico para que les realice anticipos de la misma.

El Ministerio de Sanidad se ha planteado desde el principio del proyecto hacer compatibles los diferentes sistemas de receta electrónica respetando, al mismo tiempo, los modelos propios de cada comunidad autónoma. No obstante, poner en marcha este servicio requiere de unos trabajos técnicos complejos que, además del Ministerio, han debido realizar las Consejerías de Sanidad y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, con la colaboración del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España.

Ventajas de la receta electrónica

Entre otras ventajas, el médico puede programar, en una única consulta, la prescripción de medicamentos para un tiempo prolongado, lo que resulta de especial importancia en tratamientos crónicos, pues evita la carga burocrática y la repetición de consultas, ahorrando molestias al paciente. También limita el almacenamiento de medicación en el domicilio y mejora el conocimiento de la adherencia del paciente al tratamiento.

Además, la prescripción electrónica favorece la seguridad del paciente mediante la incorporación de sistemas “online” de ayuda a la prescripción, que ayudan a la detección de interacciones medicamentosas, duplicidades terapéuticas, etc. La eliminación del papel en las recetas supone, por último, mayor comodidad para los usuarios y es un elemento de respeto al medio ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here