Los amigos de lo ajeno cada día refinan más sus técnicas para apropiarse de nuestras posesiones. Recientemente estamos detectando una peculiar práctica que persigue quedarse…. ¿con nuestro Plan de Empresa?. Increíble, pero cierto.

En Atención al Consumidor hemos visto prácticamente de todo: intentos de robo de nuestra tarjeta SIM, del número de tarjeta de crédito, de determinada documentación personal…. pero jamás habíamos presenciado algo tan peculiar como el intentar «capturar» el Plan de Empresa de un emprendedor. Es, sin duda, la versión más sofisticada y perversa de las célebres «Cartas Nigerianas«.

¿Cómo acceden a nosotros?.

Determinadas empresa llegan a actuar de forma ilícita

Todo empieza, como suele ser habitual con la recepción de un correo. En el (escrito en perfecto inglés comercial), un inversor – en el caso que hemos recibido Qatarí – se muestra sumamente interesado en nuestra empresa y nos propone, simplemente, abrir una línea de trabajo conjunta.

Obviamente, cualquier emprendedor está abierto a la creación de sinergias y más si proceden de un mercado tan apetecible como es Oriente Medio, por lo que es difícil no mostrar, al menos, un mínimo interés. Decidimos responder a una de éstas «suculentas» propuestas desde la Redacción de Atención al Consumidor.

Un millón de Euros…. ¿por tu Plan de Empresa?.

En un email más distendido y totalmente personalizado (pero con un tono absolutamente profesional) nuestro interlocutor nos ofrece una cuantiosa financiación (cercana al millón de euros) para hacer crecer nuestro negocio. Las condiciones no son especialmente ventajosas (nos ofrece un interés del 4%) pero entran dentro de lo razonable dentro del actual mercado financiero.

A cambio, «tan sólo» nos pide que le remitamos (ya directamente) el Plan de Empresa, a ser posible en formato PDF y, a ser posible, el Resumen Ejecutivo. Éstos documentos, como bien sabrá cualquier emprendedor, son la clave de toda empresa: ellos marcan su funcionamiento, su constitución y la viabilidad de la idea de negocio. El valor que pueden alcanzar algunos Planes de Empresa es… incalculable.

¿Quien está detrás de todo ésto?

Decidimos rastrear a nuestro remitente y, tras una ardua búsqueda (el nombre y apellidos son comunes a varios usuarios) damos con un perfil en la red profesional Linkedin que, en la propia búsqueda de Google, nos lo presenta como inversor. Nuestra sorpresa es mayúscula al acceder: Linkedin ha clausurado su perfil.

Contactamos de nuevo con nuestro interlocutor para pedirle un Portfolio de sus servicios, documentos comerciales ó un perfil válido de Linkedin que nos permita identificarle, a él y a la entidad que representa. No recibimos respuesta.

Visitamos entonces la web de la empresa a la que dice pertenecer: nos encontramos con una simple página de recepción, sin menús, sin opciones de navegación, sin Apartado Legal alguno…. y que nuestro propio navegador considera de entrada como «no segura». O dicho de otro modo, poco creíble para una entidad que – presuntamente – mueve millones de dólares.

CONCLUSIÓN: Una vez más debemos estar alertas ante las propuestas de dinero fácil, especialmente cuando provienen de países ajenos al entorno de la Unión Europea. Las consecuencias pueden ser muy graves… y no solamente en el plano económico; también en el Lega. ¡Precaución Emprendedores!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here