La compra de artículos de segunda mano se está convirtiendo en un recurso de consumo al que cada vez más ciudadanos se acogen.

Prácticamente todos los productos se pueden adquirir de esta manera, ya sea entre particulares, en establecimientos especializados, en mercadillos o por internet.

Garantía y reclamaciones

En cualquier caso estos productos usados tienen por ley dos años de garantía, salvo que se pacte un plazo inferior que como mínimo tiene que ser de un año. Esta condición afecta únicamente a los artículos que venden las empresas; si la compraventa se realiza entre particulares no se aplica la legislación de consumo, sino el código civil, por lo que el comprador simplemente dispondría de seis meses para reclamar ante los tribunales cualquier defecto o problema ocultos en el artículo.

Esta garantía no contempla, como en el caso de los productos nuevos, la posibilidad de sustituir el producto por otro de características parecidas si este tuviese algún fallo o hubiese disconformidad con esa compra. La garantía en productos de segunda mano únicamente acepta la opción de repararlo o de rebajar el precio.

La legislación de consumo en las compras de segunda mano, si se realizan en un comercio, se aplica como en el resto de compras. Por ejemplo, se pueden pedir hojas de reclamaciones y reclamar a través de los organismos de consumo  igual que si se trata de compra de productos nuevos.

Electrodomésticos, ropa, muebles y otros productos

Actualmente se pueden encontrar tiendas de segunda mano especializadas, algunas en muebles, otras en electrodomésticos, ropa, artículos electrónicos, etc. Comprar a través de estos comercios ofrece ciertas garantías, ya que los productos puestos a la venta se han revisado y deben cumplir los mismos requisitos que cualquier otro comercio:

  • Tener a la venta productos correctamente etiquetados, con los datos del fabricante; instrucciones de uso, en su caso; composición, en el caso de las prendas de ropa; información energética, en el caso de electrodomésticos; marcado CE y rango de edad, en el caso de juguetes; advertencias de uso, en el caso de los productos que conlleven un riesgo; etcétera.
  • Mostrar los precios en cada artículo.
  • Disponer de hojas de reclamaciones.
  • Facilitar tique o factura, con los datos del establecimiento, así como la garantía por escrito y sellada, si lo solicita el usuario.

Internet

En cuanto a las compras que se realizan por internet, cada vez más habituales entre los consumidores, la distinción en cuanto a garantías y reclamaciones en el caso de compras entre particulares o a una empresa, es la misma que se ha mencionado anteriormente.

La única diferencia entre las compras on line y las que se realizan en un establecimiento radica en que el comercio electrónico dispone de un derecho de desistimiento aplicable también a las compras de segunda mano, siempre que la transacción se haga con una empresa. Ese derecho ofrece al consumidor catorce días, desde la recepción del producto, para arrepentirse de su compra sin penalización y sin tener que dar ninguna justificación.

Es recomendable tener en cuenta algunas recomendaciones al comprar artículos usados en la red:

  • Asegurarse de que la página en la que se está comprando es de confianza.
  • Anotarse los datos del vendedor por si hubiese algún problema.
  • Procurar buscar un método de pago suficientemente seguro. En el caso de compras entre particulares, es aconsejable ver el artículo antes si se puede. Si se encuentra en una ciudad distinta, el consumidor puede solicitar toda la información que considere necesaria, incluso fotos, videos, etc. El pago se debe establecer entre comprador y vendedor, pero lo más conveniente para el comprador es abonar el producto cuando se entrega en su domicilio.
  • Asegurarse de quién paga el envío del producto y, en el caso de que haya algún problema, los gastos de envío de la devolución.

Mercadillos

Los mercadillos deben cumplir con las mismas exigencias que cualquier otro comercio: disponer de hoja de reclamaciones, vender productos etiquetados y que lleven el precio marcado, ofrecer garantía de un año, etc.

Vivienda

Para comprar una vivienda de segunda mano con garantías, es importante informarse de datos como las cargas que puede tener, si el vendedor está al corriente de pagos de los gastos de la comunidad, si está pagado el Impuesto de Bienes Inmuebles, etc.

Vehículos

Al adquirir un vehículo de ocasión y para poder estudiar detenidamente la oferta, hay que tener en cuenta, entre otras cosas, que se puede solicitar el documento individualizado del automóvil, que debe contener datos como kilometraje, antigüedad, cargas (si las tiene), fecha y resultado de la última inspección técnica, etcétera.

1 Comentario

  1. Buenas! Siempre es una buena opción para ahorrarnos algunos euros, pero tenemos que vigilar mucho lo que compramos para evitar ser estafados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here