Si ocurre esta circunstancia, hay que demandar al banco la devolución del recibo en un plazo no superior a los dos meses, y de inmediato repondrán el dinero en la cuenta corriente.

A veces, al consultar la cuenta se observa que se ha hecho un cargo de manera irregular. Si se hacen las operaciones correctas, y en los plazos reglamentarios, no habrá problemas y se puede recuperar el dinero en pocos días. Como se indica en este reportaje, hay que demandar la devolución del recibo -en un tiempo no superior a los dos meses-, y de inmediato se repondrá el dinero en la cuenta. Esta labor se puede formalizar tanto en la sucursal bancaria como desde casa.

¿Cómo gestionar el proceso?

Encontrar que el banco ha hecho un cobro que no correspondía es una circunstancia incómoda, aunque fácil de solucionar. Si se comunica el error en un plazo no superior a los dos meses, de inmediato se repondrá el dinero.

Pero para que la situación no se dé de nuevo, es necesario dar la orden a fin de que las empresas o particulares que lo hayan hecho no estén incluidas en la lista que las entidades tienen como emisores de los recibos (gas, electricidad, seguros, gestiones, etc.). Esta estrategia puede formalizarse on line, eliminando la domiciliación de recibos de las compañías cuyos cargos no se desea que pasen. Pero para potenciar esta labor de carácter preventivo, no está de más comunicarlo al banco.

Basta con investigar los extractos bancarios, o revisarlos desde el ordenador, para que esta desagradable coyuntura no se agudice y sea más difícil recuperar los importes abonados a través de una domiciliación incorrecta. Este proceso puede formalizarse a través de la web del banco, en donde se pueden consultar todos los movimientos de una cuenta, y modificar o dar de baja los servicios que ya no están contratados. Es una forma sencilla y accesible para prevenir que lleguen estos cargos, y que ayuda a mantener la lista de domiciliaciones actualizada.

¿Cómo se generan estos cargos?

Para cargar un recibo al usuario es preciso que alguien (empresas, servicios o particulares) disponga de su número de cuenta corriente y le pase la domiciliación de manera indebida. Esta posibilidad, por otro lado infrecuente, puede darse en algunas de las siguientes situaciones:

Si se ha tenido relación con la compañía que pasa el cargo: si se han contratado servicios (seguros, clubes deportivos, etc.) y el usuario se ha dado de baja, a veces la empresa tarda en hacerla efectiva.

Si se ha utilizado un servicio durante los últimos años (gestorías, profesionales, mantenimiento y reparaciones…) y, por un fallo en su departamento de pago, pasan el cargo de forma errónea.

Si se han hecho en los últimos meses compras on line de cualquier artículo o servicio, pueden darse equivocaciones similares a las citadas en las anteriores situaciones.

Impedir que suceda: revisar las cuentas

Si no se quiere ser objeto del abono de un recibo de forma indebida, conviene repasar la cuenta corriente con cierta regularidad (por lo menos cada semana), con el fin de constatar que no se ha pasado ningún cargo en contra de nuestra voluntad. Y de ser así, notificarlo lo antes posible a la entidad financiera para que le sea devuelto al cliente con rapidez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here