Te contamos algunas pequeñas soluciones ó «tips» para que el uso de tu tarjeta en vacaciones no te genere ningún problema: ¿qué hacer ante una pérdida?, ¿puedo operar sin tarjeta?, ¿que otras alternativas tengo?… damos respuesta a éstas y otras preguntas que nos suelen plantear en nuestra Oficina del Consumidor.

Llegan las vacaciones, y tanto por comodidad como por seguridad (¡no olvidemos el Coronavirus!) las tarjetas de crédito ó débito, se convierten en nuestras compañeras diarias, incluso para las compras más habituales. Para que su uso no interfiera en nuestro disfrute vacacional, vamos a proporcionaros algunas pautas… que os serán de gran utilidad. ¡Empezamos!.

Tarjeta de Crédito

La primera pregunta creemos que es obvia: ¿tarjeta de crédito ó de débito?. Las Tarjetas de Crédito son aquellas que nos permiten usar una cantidad de dinero que el banco nos adelanta… pero que luego debemos devolver.

Las tarjetas de débito sólo nos permiten operar con el dinero que tengamos en ése momento en nuestra cuenta bancaria. Las vacaciones son uno de los gastos más importantes para el Consumidor, así que el uso de las tarjetas de Crédito y la posibilidad (que ya prácticamente ofrecen todas las Entidades Bancarias) de pagar fraccionadamente (eso es «a plazos») ésos gastos extra las convierte en una herramienta que puede aliviar nuestra economía.

Pero ¡cuidado! tampoco conviene abusar de ésta fórmula ya que los intereses que nos generan suelen ser bastante elevados.

Trucos para usar la tarjeta sin problemas

Tanto por comodidad como por seguridad, cada vez más Consumidores evitan llevar efectivo a alguno de los emplazamientos más típicos de vacaciones: playas, piscinas, terrazas, chiringuitos… pero ¡cuidado! por que llevar nuestra tarjeta es poner un auténtico «caramelo» ante los ojos de los amigos de lo ajeno. Por ése motivo las denuncias de robos de éste soporte se disparan en éstas fechas.

Tarjeta de Crédito y de Débito

Muchas entidades ofrecen alternativas para poder operar con tarjeta… pero sin necesariamente llevarla encima. La más clásica es la manida aplicación en el móvil, pero también disponemos de pulseras que realizan el mismo efecto (gracias a un sistema llamado NFC), llaveros preparados para tal fin, ¡e incluso pegatinas!, que sólo tendremos que pasar ante el datáfono para poder pagar ésa esperada ración de calamares. ¿No lo sabías?. Infórmate en tu banco, ya que las posibilidades son infinitas.

En caso de emergencia podemos, incluso, retirar dinero de nuestro cajero sin necesidad – siquiera – de la tarjeta. Las entidades tienen habilitados sistemas para que, a través del envío de un código a nuestro smartphone, podamos retirar dinero cómodamente del cajero automático. Es cierto que en algunos bancos tiene un coste, pero admitamos que la solución puede sacarnos de un apuro… más veces de las que pensamos.

Imagínate: vas a pagar la comilona en un restaurante y descubres que no llevas la tarjeta ó, incluso, que no recuerdas el PIN de la misma. ¿Sabías que hay Bancos que te permiten salir de éste aprieto tratando ellos directamente con el establecimiento?.

También hay alternativa a uno de los problemas más comunes: nos hemos relajado con los gastos… y éstos se han disparado por encima de nuestro límite, ¿solución?, podemos solicitar lo que se denomina «aumento temporal» de nuestro crédito (algo que podemos solicitar incluso por vía telefónica). No es una solución a la que debamos acudir sistemáticamente, ya que implica el pago de ciertos intereses, pero sí debemos tenerla en cuenta por si el «disfrute vacacional» se nos va un poco de las manos. Tranquilos; suele pasar….

Pero hay otra opción: ¿sabías que se puede pasar dinero de tu tarjeta a tu cuenta bancaria… y viceversa?. Si hemos agotado el crédito que nos cedió el banco, podemos usar nuestra sufrida cuenta bancaria para reponerlo y poder seguir usando la tarjeta sin mayores complicaciones ó, al revés, si mientras vacacionamos recibimos algún cargo imprevisto en la cuenta (¡ay ése Seguro que no recordábamos?) podemos operar en sentido contrario, derivando dinero del crédito de tu tarjeta a la propia cuenta bancaria. Es sencillo… pero si necesitas que te ayudemos, no dudes en llamarnos.

….y por último. Si estás en el extranjero, recuerda que casi todos los Bancos, pueden darte cobertura en la mayoría de los países. ¿Cómo?, la fórmula más usual es hacerte un envío de efectivo por mensajería (Western Union, Ria, Global 66… etc.) que llega a tus manos en cuestión de horas. Pregunta a tu Banco antes de desplazarte. Te sorprenderás.

Idea

Vacaciones, verano, tarjetas…. son muchas las situaciones e incidentes que se nos pueden plantear. En ocasiones no es fácil recurrir al Banco cuando éstas se producen. Si es así, ¡cuenta con nosotros!. Los técnicos de nuestra Oficina del Consumidor están preparados las 24 horas del día para darte asistencia (click aquí)… resolverte cualquier posible preocupación que te surja éstos días y así, tú puedes dedicarte a lo realmente importante: descansar y disfrutar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here