La nueva tamporada de rebajas de invierno 2012 ya han comenzado por eso, se recuerda a los consumidores que las compras de productos rebajados no están reñidas con la calidad de los mismos.

No debemos renunciar en ningún caso a efectuar las reclamaciones oportunas en caso de productos defectuosos o cualquier otra incidencia que consideremos gravosa para nuestros intereses como consumidores.

Para hacer efectivos nuestros derechos y poder actuar en consecuencia, así como no dejarnos arrastrar por la manipulación publicitaria del consumo masivo,  publicamos un decálogo de recomendaciones para consumir más seguro y responsable durante las rebajas:

  • Limitar las compras a los productos realmente necesarios, sin dejarse manipular por la avalancha publicitaria que invita al consumismo despilfarrador. El verdadero ahorro no consiste en acaparar productos cuyos precios se han reducido considerablemente, sino en gastar lo mínimo posible para satisfacer necesidades reales y no las creadas artificialmente por la publicidad.
  • Después de hacer el inventario de sus armarios, elaborar una lista de los artículos que se necesitan y darse un presupuesto máximo (es aconsejable llevar este importe en efectivo y prohibirse el uso de tarjetas de crédito).
  • Evitar las compras en establecimientos en los que no figuren los dos precios: el precio anterior y el precio en rebajas.
  • No se deje llevar por las prisas: compare precios en diferentes establecimientos.
  • Recordar que la alteración del precio en las rebajas se produce exclusivamente como consecuencia del cambio de estación o temporada, sin que esto deba repercutir en la calidad del producto, por lo que el consumidor tiene derecho a reclamar como si se tratara de un producto en venta habitual.
  • Todos los productos que se oferten en rebajas deben haber estado a la venta durante los meses anteriores y no haber sido introducidos especialmente para venderse durante esta época.
  • Antes de pagar, pregunte si admiten devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante y, por supuesto, no olvide el tícket por si tiene que cambiar el producto o presentar una queja. También es aconsejable guardar la publicidad del establecimiento, ya que tiene valor vinculante en caso de reclamación.
  • Si el artículo tiene algún defecto, el comerciante estará obligado a cambiarlo. Los productos adquiridos en rebajas se benefician de la misma garantía que los comprados en cualquier otro momento del año.
  • Los usuarios no deben renunciar a sus derechos, y se les aconseja denunciar los abusos y acudir a las asociaciones de consumidores y usuarios para recibir asesoramiento en caso de producirse alguna incidencia.
  •  Si tenemos la posibilidad de elegir, es mejor acudir a un establecimiento adherido al Sistema Arbitral de Consumo que a uno que no lo esté, ya que de este modo podremos resolver cualquier incidencia por una vía rápida y sin costes para el usuario.
  • Recordamos finalmente que el periodo de rebajas no está reñido con un consumo inteligente y que se puede sacar provecho de las oportunidades manteniendo un consumo razonable, ético, ecológico, comprometido y sostenible.
  • Fuente: asgeco.org

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here