iOS 13 era la gran apuesta de Apple como sistema operativo. Sin embargo y desde sus primeros pasos la actualización despertó los recelos, incluso, del Gobierno de Estados Unidos. Lejos de solventar todos éstos problemas la nueva versión de iOS ha reducido gravemente la capacidad funcional de miles de teléfonos en todo el mundo.

iOS 13 fue la gran apuesta de los Cupertino para revolucionar los sistemas operativos. Tras las denuncias y graves acusaciones (en muchos casos fundadas) de «obsolescencia programada«… que ponían fecha de caducidad a nuestro dispositivo, la compañía de California quiso demostrar que seguía cuidando de sus usuarios… aún cuando éstos siguieran utilizando modelos antiguos de iPhone.

El primer revés vino provino del propio Gobierno de Estados Unidos, quien – a través de su Departamento de Defensa – desaconsejó la actualización de dispositivos Apple a iOS 13 por graves riesgos de seguridad.

Suma y sigue….

Tras sucesivos parches, correcciones y enmiendas, Apple intentó convertir sus versiones iOS 13.1.2 y, posteriormente iOS 13.1.3 en el estándard seguro y confiable… con catastróficos resultados.

APPLE INTENTÓ CONVERTIR SUS VERSIONES IOS 13.1.2 Y, POSTERIORMENTE IOS 13.1.3 EN EL STANDARD SEGURO Y CONFIABLE… CON CATASTRÓFICOS RESULTADOS.

En pocas horas los foros de asistencia de Apple y otras webs especializadas coparon quejas, protestas e incluso amenazas de los usuarios: su flamante terminal Apple apenas alcanzaba las 4 horas de autonomía.

La propia compañía, en su foro en castellano, pidió paciencia y achacó el grave descenso de rendimiento en sus dispositivos a la necesidad del nuevo sistema de adquirir nuevas actualizaciones 48 horas después de su instalación, lo que – literalmente – drenaba la batería del dispositivo en apenas unas horas.

Algunos usuarios incluso optaron por cambiar sus baterías (a un coste cercano a los 60€ pese a estar los móviles aún en garantía y con una capacidad operativa del 86%) sin que tal recurso surtiera el más mínimo efecto.

Obsolescencia Programada.

Paradójicamente, ésta actualización (que prometía «poner al día» incluso los terminales que ya cuentan con unos dos años de vida) afecta a los modelos 6S, SE, iPhone 7 e iPhone 8…. por decirlo de algún modo «lo más antiguos» del catálogo «reciente» de iPhone. Los modelos de la serie 6 y anteriores no se verán afectados por un simple motivo: ya no recibirán más actualizaciones.

Ó dicho de otro modo; la emblemática marca de la manzana incita al usuario a cambiar de terminal aunque éste cuente con apenas dos años de vida y su batería se encuentre en perfecto estado de funcionamiento.


CONCLUSIÓN: Si eres el propietario de alguno de los modelos afectados, te recomendamos NO ACTUALIZAR a las versiones de iOS 13. Toca esperar nuevas actualizaciones para evitar que, nuestro otrora flamante móvil (por el que hemos pagado una cifra nada desdeñable) se convierta en basura tecnológica.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here