Hace unos días aparecía una noticia, aparentemente trivial, en los medios especializados: la nueva versión de Google Chrome (el navegador de Internet que ya casi todo Consumidor utiliza) parecía tomarse determinadas libertades con nuestros datos personales. De hecho, incluso, muchos usuarios se han visto sorprendidos por un curioso mensaje: el navegador quiere quedarse con tu tarjeta de crédito. ¿Qué está ocurriendo?.

Chrome y tu tarjeta de crédito
Chrome y tu tarjeta de crédito

La opción de «autocompletar» que ofrecen ya, casi todos los navegadores, ha sido una auténtica bendición para los que somos más olvidadizos. Las compañías de software han ido más allá y, mediante servicios como Google Passwords nos ayudan a recordar algo muy valioso: las contraseñas de los servicios que utilizamos a diario.

….El problema viene cuando ése facilitar, se convierte en «automatizar»… y el navegador pasa a pagar religiosamente».

Por ello… a muchos les resultaron sorprendentes las quejas de determinados Medios indicando que la última entrega del navegador Google Chrome (completamente la versión 69) iba incluso más lejos capturando algunos datos personales de mayor relevancia. Pero… esto ya lo sabíamos, ¿no?.

Tú compras… tu navegador paga (y calla).

La sorpresa nos llegó a muchos cuando, tras realizar un pago con tarjeta en una de nuestras webs de confianza, el navegador ofrece guardar los datos de la tarjeta que acabamos de utilizar ¿con qué sentido?. La idea, inicialmente, es facilitar el proceso de compra en tiendas y servicios «On Line». El problema viene cuando ése facilitar, se convierte en «automatizar»… y el navegador pasa a pagar religiosamente, muchas veces, sin que nosotros hayamos recibido toda la información necesaria.

¿La solución?. En primer lugar, comprobar si el servicio Google Pay de nuestro navegador (Click en éste enlace) tiene la información que nosotros deseamos…. ó se ha colado algún otro método de pago que no esperábamos. A continuación deberemos prestar una muy especial atención a las páginas en las que realizamos las transacciones y cómo reacciona el navegador cuando se piden los datos de la tarjeta. Sólo así podremos disfrutar de una compra segura…. ¡y consentida por nosotros!.

Si crees que una Web puede no ser segura, ó ya has hecho tu compra en una que no te ofrece la suficiente confianza…. habla con nosotr@s. Te asesoraremos para que tus Derechos como Consumidor no se vean afectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here