Nuestro Departamento de Informática ha logrado tener acceso a un terminal infectado con el peligroso virus Hummingbad… y éstas son sus conclusiones. ¡Atentos, usuarios de Android!.

Humming bad hummingbad android virus

Hace apenas unas horas alertábamos de la presencia (¡y actuación!) del peligroso virus Hummingbad, gracias a los comunicados que recibimos de distintas Empresas de Seguridad del sector.

la finalidad última del virus es hacer caja bombardeándonos con publicidad no deseada».

Por fortuna para nosotros (que no para su sufrido usuario) ha llegado a nuestras manos un terminal con dicha infección, así que nos hemos puesto manos a la obra.

Según su propietario los primeros indicios de que algo no iba bien comenzaron hace poco más de una semana.

El teléfono se ralentizaba injustificadamente, algunas aplicaciones tardaban minutos en arrancar y, la carta de presentación del Hummingbad: aparecían de la nada anuncios publicitarios.

Una máquina de hacer dinero.

Con el tiempo, los anuncios pasaron a ser más frecuentes y más invasivos, ocupando una parte sustancial de la pantalla y ofertando artículos cada vez más directamente relacionados con las búsquedas que realizó el propietario en el navegador de Internet del propio dispositivo.

Y es que ésa es la finalidad última del virus: hacer caja bombardeándonos con publicidad no deseada hasta el punto, de colapsar el terminal. El hecho de que tales inserciones tengan relación directa con las búsquedas realizadas nos da una primera pista de la vía de infección: el propio navegador web y, probablemente, alguna que otra página infectada.

Reparando… que es gerundio.

Las recomendaciones»oficiales» pasan por resetear por completo el terminal devolviéndolo a su estado de fábrica, lo que supone la pérdida total de datos y configuración. Al menos en nuestra particular aventura, no fué necesario llegar a tanto; una vez más la APP Clean Master nos sacó del aprieto eliminando APKs «no deseadas», anuncios instalados en el dispositivo, carpetas vacías y otras lindezas asociadas al virus.

No sólo no perdimos información personal ó configuraciones si no que el propio antivirus externo nos confirmó – pasados unos buenos minutos – nuestro éxito.

«Daños colaterales».

Más inquietante (y complejo de resolver) resultó el secuestro que padecía la cuenta general del dispositivo (en éste caso un correo de Gmail). Tuvimos que insistir reiteradas veces a Google para poder recuperarla y, gracias, a que previamente teníamos asociado – a dicha cuenta – un teléfono de recuperación para éste tipo casos (¡IMPORTANTE!).

No logramos descubrir si tal eventualidad la generó el propio Hummingbad, algún ataque de terceros pero asociado a éste virus ó una infección totalmente ajena. En todo caso, nuestros compañeros coincidieron en señalar también al Hummingbad como «principal sospechoso». Superado éste paso el software volvió a procesar las actualizaciones automáticas (de sistema y de APPs) y, aunque aún sigue en «observación» recuperó su plena operatividad.

Confiamos en que Google ofrezca pronto una actualización de sistema para paliar éste tipo de ataques aunque, por el momento, es recomendable instalar un buen antivirus en el teléfono.

Si os véis en una situación similar, no dudéis en contactar con nuestros asesores para poder devolver a vuestro móvil a su mejor estado de uso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here