Cuando llegan las fechas navideñas, es frecuente pensar en acudir a algún cotillón o celebración para despedir el año.

Se trata de fiestas de Nochevieja donde se abona un precio por disfrutar durante toda la noche en un local o discoteca de bebida, música, baile, en ocasiones algo de comida y una bolsa con artículos de fiesta, como serpentinas, matasuegras, silbatos, gorros y antifaces de cartón, etc.

Es tanta la demanda y oferta de este tipo de celebraciones que en algunos casos se organizan en lugares o en condiciones que no cumplen totalmente la normativa de Espectáculos y que garantiza la seguridad del usuario y el respeto a sus derechos como consumidor.

Estos son algunos aspectos que hay que tener en cuenta antes de adquirir una entrada para alguno de estos cotillones:

  • Está prohibida la venta y reventa callejera o ambulante de entradas. Es recomendable comprar siempre en los establecimientos organizadores y, si se adquieren los tiques por internet, en páginas oficiales y seguras.
  • Los establecimientos deben disponer de hojas de reclamaciones para el cliente que las solicite.
  • Las fiestas deben desarrollarse de acuerdo con las condiciones anunciadas y los programas y carteles publicitarios tienen que mostrar claramente las características del evento, así como lo que incluye el precio.
  • Conviene conservar la entrada para cualquier posible reclamación.
  • Los locales donde se celebren las fiestas deben tener licencia de funcionamiento del ayuntamiento. Si no tienen esta licencia, no pueden vender las entradas a la fiesta por adelantado. El cliente puede solicitar que le muestren ese documento.
  • Los datos esenciales de la licencia, como el aforo máximo, deben verse en el exterior de los establecimientos.
  • Se puede ejercer el derecho de admisión en estos locales, pero sus condiciones deben estar visibles a la entrada y no se puede usar ese derecho de forma arbitraria o discriminatoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here