Si ha contratado un seguro de hogar, conviene que revise muy detenidamente las coberturas, ya que, puede cubrir un robo en la calle, los destrozos causados por su mascota o la reparación de la pantalla del móvil… pero no todas las pólizas incluyen las mismas prestaciones ni al mismo precio.

El seguro de hogar es el más contratado en España (72 %) de aquellos que no son obligatorios, como puede ser el del vehículo. Siempre que se contrata un seguro de hogar se busca que la vivienda esté protegida frente a las situaciones más habituales, como por ejemplo un incendio, una fuga de gas, daños por agua, responsabilidad civil, etc.

Es muy frecuente que quienes suscriben una póliza de hogar, desconocen en gran medida los servicios y/o elementos que cubre la misma.

Esto puede llevar a que los usuarios asuman los gastos de determinados incidentes cuando en realidad debería hacerlo la aseguradora, o que demos por hecho de que nos cubre un determinado siniestro y nos toque un buen día hacernos cargo del total de los importes.

Los consumidores deben controlar al máximo la cobertura de sus seguros del hogar, por muy básicos que sean, porque pueden encontrar soluciones inesperadas (siempre en función de la compañía y el producto contratado).

Abogado. ¿Sabían que pueden recurrir al seguro de hogar si le estropean un pantalón en la tintorería? Si su póliza incluye defensa jurídica, contará con orientación y asistencia legal, abono de los gastos y reclamaciones por obras de reparación o por conflictos relacionados con temas de consumo (devolución de artículos en mal estado, etc.).

Accidente doméstico. Caída de la escalera al ordenas el altillo, quemadura al cocinar… El seguro de hogar puede cubrir los gastos derivados de un accidente casero. Y no solo cubre al titular del seguro, sino que la protección se extiende a toda la familia y al personal doméstico que resida en la vivienda.

Comida estropeada por un apagón. Si sufre una interrupción del servicio eléctrico y la comida que tenía en el frigorífico se estropea, es posible que pueda recuperar lo que gastó en la compra. Varias pólizas de hogar incluyen esta eventualidad, ya sea por apagón (la falta de suministro eléctrico debe superar las seis horas), sobrecalentamiento de la red o subidas de tensión.

Destrozos causados por la mascota. El seguro de hogar puede ayudar también en el caso de que la mascota haya estropeado el jardín del vecino. Hay algunos que incorporan la protección a las mascotas. Además, no se limitan a cubrir los daños que puedan originar a otros, sino también algunos gastos derivados de su cuidado (veterinario, tratamientos, etc.).

Pantalla del móvil. La rotura de la pantalla del teléfono y de las tabletas se empieza a incorporar en los seguros de hogar, que contemplan cubrir los daños que se hayan producido en estos aparatos por golpes, sobretensión o el derrame de líquidos. Eso sí, casi siempre es una cobertura adicional que se debe contratar aparte.

Repatriación y prolongación de un viaje por enfermedad. Caer enfermo fuera de España es una contrariedad, y más aún tener que ser ingresado. El seguro puede hacerse cargo de los gastos generados por su enfermedad. Nosotros lo abonamos primero y después solicitamos los importes a la aseguradora, tras la presentación de informes médicos y facturas. Eso sí, la cobertura de los gastos no es ilimitada y cada póliza tiene un tope.

Robo del bolso. Si mientras pasea por la calle le dan un tirón y se llevan su bolso, hay que averiguar si el seguro de hogar puede hacerse cargo. Algunas pólizas incluyen la cobertura de un robo fuera de casa, siempre que se haya producido con violencia. Hay limitaciones, pues joyas o bienes de gran valor no estarían garantizados, por ejemplo, en una póliza común.

Servicio de cerrajería. Hay seguros de hogar que cubren el servicio de un cerrajero (las 24 horas), aunque no en todas las circunstancias. Lo habitual es que lo esté la apertura de la puerta si se ha dejado las llaves puestas por dentro o si le roban  las llaves. También cubre si corresponde a un tercero el destrozo de la cerradura (por intento de robo, etc.), pero ¡ojo! es necesario tener denuncia. Sin embargo, no está cubierto el servicio si se estropea por un mal uso.

Violencia digital. La irrupción de las nuevas tecnologías ha traído muchos beneficios, pero por otro lado también pone en peligro a los menores de edad. Por ello, otra cosa que cubre tu seguro de hogar y que probablemente desconoces es la protección ante la violencia digital a menores. 

En definitiva, el seguro de hogar puede tener muchas más coberturas que lo que la mayoría de personas piensan. Es importante leer la póliza del seguro para conocer qué coberturas tenemos y cuáles no con el objetivo de hacer uso del mismo en caso de que se produzca de las contingencias recogidas en el contrato. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here