Si ha pasado un año desde que contrataste aquella licencia, aquel servicio, aquel programa por Internet, puedes estar a punto de recibir una desagradable sorpresa: la suscripción se renueva sin tu consentimiento, ¿puedo tomar medidas?, afortunadamente sí.

A éstas alturas todos nos hemos dado cuenta: la tecnología es cada día más compleja, más eficiente, nos permite realizar más cosas, acceder a servicios cada vez más avanzados y éso, evidentemente, tiene un coste. Un coste que, como la propia tecnología, crece día a día. Atrás queda el «todo gratis» de la antigua Internet, las descargas por las que no pagábamos, los juegos gratuitos y el software que nos daba un grato servicio sin pedirnos nada a cambio.

La profesionalización de la Red de Redes nos obliga a contratar nuevos servicios: protección frente a ciberataques, medicina a distancia, alojamientos en nube, módulos adicionales en nuestros programas de oficina. Muchos de éstos elementos provienen del mercado anglosajón (uno de los líderes indiscutibles en Transformación Digital) y con ellos un marco legal al que están muy acostumbrados por aquellas tierras, pero que no siempre se adapta a la normativa Española y Europea.

Cuando la compra se convierte en suscripción.

tarjetas de credito tpv ccv cvv seguridad

La diferencia parece obvia… pero como veremos, no lo es tanto. Comercialmente suelen poner ante nosotros unas tarifas que van asociadas a un periodo concreto de tiempo. Cuanto más amplio es ése lapso temporal más barata es la tarifa de compra. Por ello, el Consumidor suele decantarse por contrataciones anuales ó bianuales que hacen que nos despreocupemos por completo del producto.

Por éso cuando recibimos meses después un cargo en nuestra tarjeta, nos pilla completamente desprevenidos. Y es que no, no hemos «comprado» ése programa, realmente nos hemos «suscrito»; con todo lo que ello conlleva. Por si fuera poco, el servicio de Atención al Cliente rara vez nos atiende en castellano. ¿Qué podemos hacer?.

El Calendario y tu Tarjeta son tus aliados.

Vamos a ser sinceros con vosotros: recuperar el dinero de una suscripción es posible… pero bastante complejo. La mejor forma de evitarnos el disgusto es adoptar unas pautas muy concretas:

  • En primer lugar debemos revisar las condiciones comerciales para saber la periodicidad con la que se produce la renovación, la antelación con la que podemos cancelarla y, lo más importante: el procedimiento que debemos seguir para hacerlo. Ya os adelantamos que éste último punto no suelen ponerlo nada fácil.
  • Muy importante marcar en el calendario de nuestro móvil ó en el del navegador (Ej: Google Calendar) una fecha previa a la renovación. Eso sí, no ajustéis mucho el día y la hora por que, como acabamos de avisar, el proceso «manual» de anulación de la suscripción nos llevará su tiempo. ¡No lo dejéis para última hora!.
  • Uno de los mejores aliados para tus compras por Internet y, sobre todo, a la hora de comprar APPs, software ó suscribirnos a algún servicio (como los de contenidos multimedia: Netflix, HBO, Spotify….etc.) son las llamadas «Tarjetas de Prepago» ya hablamos de ellas en un artículo («Tarjetas de Crédito, de débito… y de Prepago: Compra Seguro en Internet»). Éstas tarjetas vienen sin saldo: no tienen crédito ni disponen de conexión a débito (esto es, nuestra Cuenta Bancaria), sólamente podremos (¡podrán!) usar el dinero que nosotros metamos para hacer cada pago. Preguntad en vuestra Entidad Bancaria: os sorprendereis.
Idea

Pero si, aún siguiendo éste protocolo tenemos algún problema con la renovación, puedes contactar con nosotr@s. No es fácil revocar el pago cuando se ha sobrepasado el plazo, pero – como indicábamos al principio del artículo – el hecho de que muchas de éstas compañías no adapten su funcionamiento a la normativa Española, deja a veces cierto margen para que podamos maniobrar. Así que, si es tu caso, haz CLICK AQUÍ para que podamos ayudarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here