Cuando hablamos del marketing digital existen dos únicas opciones: las suscripciones de pago, y las que no tienen ningún tipo de coste. Ambas se utilizan muy frecuentemente, pero cada una de ellas tiene objetivos diferentes y además, características determinadas.

Ver contenidos por televisión

Hoy nos vamos a centrar en de las de pago. Lo son, cuando contratamos a una empresa para que nos entregue o realice bienes o servicios concretos (deportes, películas, series o programas de temática diversa) durante un tiempo determinado y en las condiciones, que previamente, se establecen en un contrato.

Pero… empecemos por el principio; queremos contratar un servicio de este tipo, ¿qué debemos tener en cuenta?

Informarnos antes de contratar

Siempre es importante leer las condiciones comerciales en las que se va a prestar el servicio. La información precontractual de este tipo de plataformas, nos va a permitir saber, por ejemplo, qué software requeriremos para poder ver los contenidos, el catálogo de servicios al que tendremos acceso, los servicios que supondrán un coste adicional, la validez del contrato o el protocolo que deberemos seguir para darnos de baja.

Estas empresas están obligadas a facilitar toda la información precontractual para que, la opción de compra, sea juiciosa y acorde a las necesidades del consumidor o usuario. Si no encontramos la información antes de realizar la contratación, es recomendable contactar con los servicios de atención al cliente de la plataforma elegida (a ser posible por escrito) para aclarar dudas antes de realizar la suscripción o contratación.

Necesario un software compatible

Normalmente, éstos servicios que prestan las plataformas de contenidos digitales, requerirán de algún tipo de software para que podamos reproducirlos. Pueden ser dispositivos electrónicos conectados al propio televisor, conectores desde el ordenador al televisor o televisores inteligentes (Smart TV).

Es muy importante que nos informemos del tipo de sofware que requiere, para saber si los aparatos que nosotros tenemos disponen de él y así poder disfrutar del servicio.

Disponibilidad de canales, programación

Habitualmente decidimos subscribirnos a alguna plataforma de streaming por algún contenido específico; series, una final de futbol, documental… u otros, que hemos visto en algún folleto publicitario o a través de un anuncio de la propia plataforma.

Revisar el contrato

Si es el caso, importante que antes de realizar y formalizar la contratación, revisemos tanto la oferta del catálogo como la fecha de finalización de los contenidos que se ofrecen. Con ello, conseguiremos evitar situaciones no deseadas como que suspendan alguno de los contenidos que inicialmente se publicitaban y que ya deje de interesarnos.

También, el catálogo de servicios al que tendremos acceso, para asegurarnos de cuáles son exactamente los contenidos que vamos a poder disfrutar, como los contenidos que representarán un coste adicional al alquilarlos o que supongan un extra en el contrato, al objeto de evitar sobrecostes indeseados en la facturación.

Derecho de desistimiento

Cuando realizamos compras por Internet, por ley, disponemos de un plazo de 14 días para devolver el producto sin tener que alegar ningún motivo al establecimiento (bien porque no se ajusta a nuestras expectativas o porque hemos cambiado de opinión). Sin embargo, este derecho de desistimiento no se aplica a la contratación de contenidos digitales, por lo que, es importante que, antes de realizar la contratación de la plataforma, nos aseguremos de que los contenidos que vamos a adquirir se ajustan exactamente a lo que queremos.

Si no conoce el producto quizá sea conveniente preguntar si es posible contratar por periodos más cortos, antes de realizar una suscripción anual.

Plan contratado y bajas

Otro de los puntos sobre los que los debemos informarnos es el relativo a los plazos de contratación, para saber exactamente el tiempo por el que vamos a poder disfrutar de los contenidos digitales.

Hay que tener en cuenta que este tipo de suscripciones se acogen a la regulación de los contratos de tracto sucesivo. Esto significa que deberemos estar muy pendiente de la fecha de finalización del contrato para solicitar la baja, ya que, en caso contrario, puede producirse la renovación automática de la suscripción por el tiempo que lo teníamos contratado.

Los contratos deberán mostrar específicamente el procedimiento o protocolo a seguir para que podamos darnos de baja y poner fin al contrato.

Comprobaremos si hay penalizaciones por darse de baja anticipadamente, el protocolo a seguir y también si hay un número de teléfono o una dirección de correo electrónico en el caso de que queramos poner una reclamación.

Prueba gratis del servicio

Se puede dar la situación de que ofrezcan periodos gratuitos de prueba, de uno o varios meses. En este caso, si decidimos probarlo, muy importante leer las condiciones de estas ofertas y los pasos que hay que dar si después decidimos cancelarlo. Cuidado porque puede ocurrir que la plataforma efectúe de forma automática el alta, tras el periodo de prueba, por lo que debe comprobar en la información precontractual si debe realizar la baja al finalizar el periodo gratuito y el plazo para llevarla a cabo.

Reclamaciones

Si necesitas presentar una reclamación puedes hacerlo a través de nuestro formulario de consultas (click aquí) y, si es muy urgente, puedes también llamar a nuestro teléfono del consumidor donde un agente te atenderá sin esperas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here