La inimente llegada de la primavera y, con ella, las temidas y consabidas alergias convertirá al spray nasal en el compañero inseparable de muchos Consumidores. Lo que muchos no saben es que un uso inadecuado de éstos medicamentos puede acarrear consecuencias nada gratas.

Oximetazolina inhalador spray nasal

Cuando aún no hemos acabado de superar los resfriados invernales, aparecen ante nosotros por éstas fechas las ya consabidas alergias primaverales.

prolongar su uso más de 3 ó 5 días puede tener efectos adversos».

Es cuando decidimos combatir rinovirus y congestiones haciendo uso del inhalador ó spray nasal, un medicamento que nos produce un alivio prácticamente inmediato y durante varias horas.

Usado con precaución es eficaz.

La mayor parte de éstos productos incluyen como principio activa la célebre oximetazolina, ó bien, alguna de sus variaciones. Éste fármaco es un «viejo conocido» de la mediciona, ya que empezó a desarrollarse a principios de los años 60 a partir de la denominada «xilometazolina».

Su eficacia es por todos conocida: la oximetazolina actúa como descongestivo tópico cuando, bien por una alergia, resfriado ó cualquier otra dolencia similar, los pequeños vasos sanguíneos de la nariz se inflaman hasta bloquear (total ó parcialmente) la entrada de aire. Este medicamento, en forma de aerosol, reduce de forma casi inmediata, la presión sobre éstos vasos y, de ésta forma, nos permite respirar de forma normal. Todo un alivio para los que padecen alguna de éstas dolencias.

El temido «efecto rebote».

Sin embargo, tanto médicos como farmacéuticos al dispensar tal medicamento nos avisan de que prolongar su uso más de 3 ó 5 días puede tener efectos adversos. Así, a un posible recrudecimiento de la inflamación inicial se puede unir el temido «efecto rebote».

Ésta denominada «congestión de rebote» se produce cuando, tras un uso reiterado del medicamento, nuestro organismo comienza a desarrollar una dependencia, por lo que se reducen paulatinamente el número de horas que el fármaco actúa como vasoconstrictor, requiriendo cada vez de mayores dosis y/o menores intervalos de administración.

Hay solución.

Llegados a éste punto es cuando debemos acudir al médico para paliar nuestra congestión – ya casi crónica – con alguna de las muchas alternativas existentes. El uso de antihistamínicos, corticoides y aerosoles de tipo salino, pueden ser una excelente forma de superar ésa pequeña (ó no tan pequeña) adicción al spray nasal… en menos tiempo del que creemos.

También el suero fisiológico puede ayudarnos a mantener las fosas nasales limpias y, en cierta medida, a paliar parte de nuestra congestión. La solución, en todo caso, pasa una vez más por ponernos en manos del un buen profesional.

1 Comentario

  1. Pues si, hay personas que tardan años en quitarse esta adiccion. Yo os propongo un pequeño tutorial para irlo quitando progresivamente.

    En primer lugar, cuando compres otro bote (seguro que ya llevas unos cuantos) vacía la mitad del contenido y echala en uno de los cientos de botes vacios o a medias que tendras por casa.

    Rellena el susodicho bote con suero fisiologico hasta alcanzar el nivel que trae de fabrica y agitalo bien. Procura usarlo lo menos posible (cuando vayas a dormir, para poder concicliar el sueño y poco mas).

    Cuando ya hayas gastado medio bote (de mezcla) vuelve a rellenar con suero fisiologico, asi vuelves a rebajar el contenido de oximetazolina que inhalas.

    Sigue con este sistema hasta que en el bote ya casi solo haya suero fisiologico, de esta manera vas reduciendo la concentracion de oximetazolina y cone ella, tu cuerpo va desacostumbrandose sin tener que estar todo el dia con la nariz taponada.

    Mano de Santo, oiga!!!!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here