La capacidad de vender sus productos a través de Internet, ha sido la tabla de salvación para numerosas empresas. La dura crisis del Covid-19 ha generado que numerosos usuarios acudan a las tiendas On Line y Marketplaces para hacer sus compras habituales. En muchos aspectos ésto supone un salto adelante dentro del tejido digital de España, en otros, se ha puesto de manifiesto… que no estamos aún todos preparados.

Hace apenas unas semanas saltaba a los titulares de prensa una noticia que, como poco llama a la reflexión: la empresa Primark ha perdido 325 millones de Euros durante el primer trimestre…. ¡por no tener tienda On Line!. Ó dicho de otro modo, su facturación ha sido de 0 €. pero no es éste el único problema que nos ha dejado el Coronavirus en el mercado On Line.

Compras On Line

Las evidentes restricciones derivadas del confinamiento, han obligado a la gran mayoría de usuarios a recurrir a la venta On Line. Incluso para adquirir bienes tan básicos como productos de primera necesidad y alimentos. Sobre el papel todo parece correcto: es un canal bastante seguro, nos permite respetar el confinamiento, la distancia social, minimizar el riesgo de contagio e, incluso, recibir el porte con mucha mayor facilidad en nuestra casa.

En apenas unas semanas el Canal On Line se ha convertido el receptor de millones de operaciones comerciales. Para el Consumidor se ha convertido en una vía fiable de aprovisionamiento. Para muchas empresas, como citábamos al principio, ha marcado la diferencia entre permanecer abiertos… ó tener que plantearse la continuidad.

Pero…. algo ha fallado.

Sin embargo, la estructura del Comercio Digital en España no estaba preparada para éste nuevo de flujo de ventas. Finalmente, en muchos casos, se ha roto por el eslabón más débil: la logística; nuestros pedidos no llegan.

Le ha pasado a Amazon (con retrasos de hasta varios meses en algunos artículos), a la cadena DIA (con retraso en pedidos de alimentos y primera necesidad) y, más recientemente a la propia Correos, que actualmente está al borde del colapso (como nos muestra éste artículo y las Redes Sociales (imagen de la Derecha).

¿Y nuestros Derechos?

Hace unos meses publicamos un artículo en el que os dábamos unas pautas sobre cómo actuar ante los problemas derivados de los servicios de paquetería (click aquí), sin embargo en él no teníamos previsto todo lo que iba a ocurrir a raíz del Coronavirus.

Estamos en una situación excepcional, éso está claro, y es cierto que debemos ser pacientes con muchas situaciones.

Sin embargo, ésto no implica que debamos renunciar a nuestros Derechos más básicos como Consumidores: la empresa que nos suministra el pedido debe comprometerse a realizar la entrega dentro de un plazo razonable ó – si ésto no es posible – debe avisarlo (de forma visible) antes de que nosotros realicemos la compra.

Idea

Si eres uno de los afectados y, tras un plazo razonable, no has recibido tu pedido. Contacta con nosotros. Te guiaremos en todo momento para que puedas recibir tu pedido lo antes posible -ó bien – para que puedas anularlo sin perder ni un céntimo de lo pagado. ¡Habla con nosotr@s!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here