El Bono Social se instaura en España en el año 2009, justo después de la liberalización del mercado eléctrico y la aparición de la Tarifa de Último Recurso (TUR), como sistema de protección a los colectivos más desfavorecidos.


Es un mecanismo de descuento en la factura eléctrica que reciben los usuarios de manera mensual, fijado por el Gobierno y se aplica sobre el PVPC (precio voluntario para el pequeño consumidor), a un límite máximo de energía en el periodo de facturación. Esta ayuda supone un 25% o un 40% de descuento tanto en el término de energía como en el de potencia.


Recientemente ha sido aprobado el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que ha ampliado su alcance.
No todos los usuarios del mercado pueden beneficiarse del Bono Social. El acceso al mismo depende de lo miembros que conformen la unidad familiar, del tipo de renta y de tener contratada la tarifa del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).


El plazo siempre está abierto para los consumidores que lo soliciten por primera vez. Podrán hacerlo los considerados “consumidor vulnerable”, “consumidor vulnerable severo” o “consumidor vulnerable en riesgo de exclusión social”.


La gestión del bono social de electricidad depende de las compañías de luz que operan en el mercado regulado. Estas también son las comercializadoras eléctricas que ofrecen el PVPC. Estas compañías son las únicas que se encargan de toda la gestión.


El bono social solicitado se aplicará durante el plazo de dos años, siempre que con anterioridad no se produzca la pérdida de alguna de las condiciones que dan derechos a su percepción.


Para solicitar el Bono Social haga click aquí. Si necesita ampliar información (derechos de los consumidores, normativa, preguntas frecuentes y listados de empresas a las que puede solicitarlo), haga click aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here