Recientemente hemos hablado de la, no muy conocida, Directiva PSD2 y de cómo ésta cambiará nuestra forma de comprar por Internet. Sin embargo, ésta Directiva, inicialmente pensada para ofrecer una mayor seguridad a los Consumidores, esconde algunas «trampas» que el sector bancario no ha tardado en aprovechar.

Seguramente lo habréis visto en anuncios y publicidad: nuevas aplicaciones (APP) bancarias que nos permiten gestionar todas nuestras cuentas y utilizarlas desde un único sistema y mediante un único banco. ¿Parece cómodo, verdad?. Veamos la letra pequeña…

Éstos nuevos «recursos» que nos regalan en forma de APP (¡CUIDADO!), son lo que se denominan «Agregadores Financieros«, que se enmarcan dentro de una nueva estrategia denominada AISP (Account Information Services Provider). Pero…. ¿qué esconden estas sonoras y complicadas siglas?.

La AISP, ó los «Agregadores Financieros» permiten a terceras empresas (bancos, prestamistas, servicios de crédito…) acceder ¡directamente! a algunos de nuestros datos económicos: gastos, nuestras ganancias, el saldo…. y así se supone que pueden plantearnos ofertas «personalizadas». O dicho de otro modo, nuestra situación económica pasa a ser totalmente transparente para ellos.

Hecha la Ley… hecha la trampa.

Se suponía que el famoso RGPD (Reglamento General para la Protección de Datos) iba a velar por nuestra privacidad, seguridad… e integridad. De éste modo lo hemos asumido entidades y empresas.

RGPD Reglamento Europeo
RGPD Reglamento Europeo

Sin embargo, la entrada en escena de éstos resortes permite saltarse éstas «barreras de protección» y exponernos (sin posibilidad de defensa) a nosotros y a nuestros datos ante agentes económicos de mucho peso.

  • Pedir un crédito para un negocio sin disponer de una base económica previa.
  • Tener algún problema administrativo con una entidad bancaria en concreto.
  • Mantener alguna pequeña deuda ó disputa con un proveedor de servicios (Energía, Telecomunicaciones….).
  • No generar suficientes ingresos…

Son algunos de los muchísimo supuestos que pueden colocar al Consumidor en una situación de riesgo: de falta de financiación e incluso de Exclusión Social.

Así que, antes de instalar ésa APP que nos permite tener todas nuestras cuentas «a tiro». Antes de firmar cualquier consentimiento para dar total transparencia a nuestra situación bancaria….. ó de forma previa a la firma de cualquier crédito ¡PRECAUCIÓN! Consumidor. una parte de nuestro futuro.. y el de nuestra familia puede estar en juego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here