Tradicionalmente los vinos de calidad se han asociado a un público selecto y entusiasta que huye de los productos «de masas», buscando una experiencia basada en parámetros netamente profesionales.  Ellos deciden y destacan los productos que triunfarán en el mercado. Al menos hasta ahora….

Premios Envero 2014 Ribera del Duero
Analizamos 10 muestras de Ribera del Duero

Recibimos la invitación para participar en la cata de los Premios Envero 2014, un certámen de muy reconocido prestigio que dictamina cuales serán los vinos de Ribera del Duero que marcarán tendencia en el mercado.

El problema estriba  en puntuar unos caldos cuya elevada calidad obliga a evaluarlos con percentiles matemáticos extremadamente ajustados».

La convocatoria de éste año presenta una nueva e interesante novedad: en ésta ocasión serán los propios Consumidores quienes determinen los galardones en una cata masiva integrada por – nada menos – que 1.000 participantes.

Como Atención al Consumidor, asumimos el reto e, incluso, nos ofrecemos como voluntarios para ejercer de Presidentes de Mesa. Sin duda toda una responsabilidad…. y una valiosa oportunidad para comprobar cómo funciona todo el proceso desde dentro.

Manos a la obra.

Tras una preceptiva y rigurosa acreditación, los Presidentes de Mesa somos convocados a una reunión informativa (a puerta cerrada)  a modo de «briefing». Las premisas son claras: seriedad, rigor y precisión. 207 vinos y 79 bodegas de una de las Denominaciones de Origen más prestigiosas del mundo se juegan una parte de su prestigio y campaña comercial.

Afortunadamente nuestros temores se evaden al compartir mesa con el jurado de cata asignado. Pese a la heterogeneidad de los componentes de nuestra mesa en cuanto a edad, procedencia geográfica (acuden consumidores de toda España) y formación enológica, todos ellos evidencian una valiosa caracterísitica común: su pasión por el vino. Toda una garantía.

No es tarea fácil…

El problema estriba, entonces, en puntuar unos caldos cuya elevada calidad obliga, prácticamente, a evaluarlos con percentiles matemáticos extremadamente ajustados. Catamos a ciegas diez muestras escrupulosamente precintadas. Entre la valoración mínima y la máxima apenas dista un 15%: no hay aristas, no encontramos defectos, estridencias… por lo que la valoración final se basa en unas notas de cata subjetivas y milimétricas.

Llegados a éste punto, obtenemos tres conclusiones:  la primera, que los vinos elaborados bajo ésta Denominación ofrecen al Consumidor una calidad muy elevada. La segunda, que el Consumidor medio conoce y valora  – como cliente  habitual – dicha calidad, y tercera… que no debe ser tarea fácil el designar a un ganador.

Consumidores frente a Expertos.

Finaliza el escrutino y, con él, uno de los momentos más temidos por organización y concursantes: la designación de los vinos más valorados por el Consumidor. ¿Será mucha la diferencia respecto al dictámen de un Jurado experto?, ¿cuales serán las tendencias que marque el Consumidor de Ribera del Duero?… y lo más importante, ¿ha sido acertada ésta experiencia?.

La elección de los ganadores despeja cualquier duda, Casi mil catadores, procedentes de toda España, con distintos niveles de formación enológica y, por supuesto, con un nivel de rigor y exigencia fuera de toda duda… han dictado sentencia.

¿Salta la sorpresa?.

¿El resultado?. El público apuesta – a nivel general – por bodegas y caldos de reconocida calidad pero con matices innovadores que, seguramente, marcarán tendencia en los mercados. No hay sorpresas… y comprobamos que el dictámen del Consumidor final no dista mucho del habitualmente ofrecido por el experto en catas.

Un rango cualitativo que se reconoce, se valora y se premia. Sin trampa ni cartón, lo que nos muestra y demuestra que el Consumidor español sabe reconocer la calidad y – lo que es más importante – valorarla. Una actitud que, traducida al ámbito comercial, es signo de éxito para todas aquellas empresas y entidades que ofrecen productos serios, cuidados y a un precio competitivo.

Sólo nos queda, por lo tanto, certificar el éxito de la iniciativa Envero 2014, proponiendo que tal experiencia se haga extensiva a otros sectores y ámbitos del Consumo. La máxima del «El cliente tiene siempre la razón» ha demostrado su certeza, ésta vez, en el plano enológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here