Muchos de los productos que usamos llevan aparejados una gran cantidad de servicios que desconocemos… ó simplemente no utilizamos. Hoy vamos a hablar de uno, que puede salvarnos (literalmente) cuando viajamos al extranjero.

Imagínense la situación (si es que no la han vivido ya). En mitad de un viaje perfecto al extranjero nos damos cuenta de que nuestra cartera…. ¡no está!. Documentos, dinero, tarjetas de crédito; todo ha desaparecido. No sabemos muy bien si ha sido un robo… ó simplemente un extravío, lo que sí que – rápidamente – tenemos claro es que tenemos un problema grave. ¿Cómo actuar?.

En muchos casos, nuestra primera y lógica reacción es acudir a la Policía, algo que es completamente aconsejable. Pero piensen por un momento ¿llevábamos tarjetas de débito ó crédito?, si es así el tiempo corre en nuestra contra, por lo que es prioritario contactar con la entidad bancaria para su anulación (temporal ó parcial). Pero nuestro Banco puede ayudarnos aún más.

¡Socorro!.

Cada vez más entidades bancarias ofrecen a sus usuarios la posibilidad de enviar dinero remotamente ó, incluso, una nueva tarjeta (si nuestra estancia va a ser prolongada) y prácticamente a cualquier país del mundo.

Los métodos empleados varían según el Banco pero la mayoría contemplan el envío de dinero mediante servicios como Western Union, pueden – en algunos casos – facilitarnos un código para actuar en un cajero sin tener la tarjeta ó, incluso, resolver el problema mediante la recepción del propio hotel. ¿Lo sabían?.

Antes de viajar al extranjero….

Pero… ¡cuidado! por que no todas las tarjetas llevan aparejados los mismos servicios, así que antes de viajar al extranjero (sobre todo si es fuera de la Unión Europea) conviene revisar con nuestra entidad bancaria una serie de puntos:

  • El más importante es si nuestra Tarjeta es de Crédito ó de Débito. La monumental cantidad de formatos, modelos y estampaciones provoca que muchos usuarios desconozcan éste dato. Piensen que, en cada vez más países, las Tarjetas de Débito apenas son operativas para el viajero, por lo que siempre recomendamos llevar una de Crédito en los desplazamientos fuera de España.
  • Restricciones: Todas – insistimos – absolutamente todas las tarjetas llevan restricciones internas: cantidad máxima que podemos sacar de un cajero, límite de gasto, funcionalidad en determinados establecimientos…. Y no, no es por que el banco quiera impedirnos su uso; más bien es por nuestra propia seguridad. Por éste motivo, y antes de viajar, importante revisar éste punto con nuestro gestor.
  • Servicios añadidos y Comisiones: Como ya tratamos en otro artículo; no todas las tarjetas llevan ése seguro que todos creemos, depende mucho del tipo de tarjeta, de su gama, coste anual, si es para particular, empresa… Lo mejor es consultar, una vez más con nuestro gestor bancario tanto los servicios que tenemos contratados, como las posibles comisiones fuera de nuestro país. Así evitaremos sorpresas desagradables.
  • Número de Contacto: Prácticamente todas las tarjetas llevan ya estampado el número de Atención al Cliente para poder llamar dentro y fuera de España. Pero… claro, ésta característica de poco nos sirve si hemos perdido la tarjeta. Por ello es MUY conveniente anotar éste número en nuestro teléfono móvil y en un soporte adicional (que podemos guardar en el Hotel junto a los Pasaportes) para tenerlo a mano en caso de necesidad.

Como vemos, ésa tarifa que – con cada vez más frecuencia – nos cobran las entidades bancarias por nuestra tarjeta, nos va a permitir hacer uso de unos servicios que, en más de una ocasión, pueden sacarnos de un buen apuro. Consúltenlo con su banco antes de hacer cualquier viaje u operación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here