Hoy hablaremos de uno de ésos (¡y tantos!) manjares que nos permiten lucirnos en la cocina sin castigar nuestro bolsillo. Con todos Uds. la Tintorera…. un tiburón que está ¡para comérselo!.

Filete de Tintorera

La Tintorera (Prionace glauca, tiburón azul ó tiburón del Mediterráneo) se ha hecho durante los últimos años un merecido hueco entre los arcones de nuestros supermercados.

Ideal para dietas bajas en calorías y, sobre todo, para todos aquellos que quieran añadir proteínas a su menú».

Y es que éste delicioso tiburón azul, ofrece unas increíbles cualidades nutricionales por un precio ligeramente superior a los 3 euros el kilo. Otro de tantos regalos que  nos dispensan mares y océanos.

El formato más habitual es la rodaja congelada, habitualmente en porciones individuales, lo que facilita al consumidor dosificar con precisión la cantidad a comprar. Éstas rodajas se presentan cerradas ó abiertas (recomendamos éste último formato) desprovistas de piel, y con tan sólo una pequeña espina cartilaginosa central. Ó dicho de otro modo: no se deshecha prácticamente nada por lo que obtenemos un mayor aprovechamiento del género.

Es un pescado que carece casi por completo de grasa, con un aporte calórico muy reducido (81 Kcal por 100 gr.) y que contiene un elevado nivel proteico (18,44 Proteínas g por 100 gr.). Ideal para dietas bajas en calorías y, sobre todo, para todos aquellos que quieran añadir proteínas a su menú. Por éste motivo es un pescado muy apreciado entre los deportistas.

…Pero también entre los más pequeños, ya que no tiene espinas y se puede preparar de formas muy distintas. Utilizando un cuchillo con la punta muy afilada (en crudo es un pescado con una carne tremendamente dura) podemos separar la parte cartilaginosa y hacer unos deliciosos «nuggets» con un buen rebozado.

Su sabor y textura, similares a peces como el Emperador ó el Pez Espada, nos permiten también prepararlo a la plancha y presentarlo con un majado de aceite, limón y ajo.  Sin embargo, la mejor forma de sacarle todo el partido a éste pescado es prepararlo en salsa: cocinado a fuego lento sobre un ligero lecho de aceite de oliva con el que (una vez retirado el pescado) elaboraremos con vino, harina, perejil y un toque de pimienta negra, una fina bechamel para servir de acompañamiento.

Su particular textura, también permite realizar adobos como el que se emplea habitualmente con el cazón, fundamentalmente, en el sur de España.

La tersura de su carne permite, incluso, a los menos habilidosos con el fogón, darle el toque preciso sin tener que lamentar el achicharramiento del propio género.

Ésta es la Tintorera, un pescado delicioso, tremendamente económico y que nos permitirá lucirnos ante nuestros comensales…. y ante nuestro bolsillo.

 

4 Comentarios

  1. Yo soy de Cádiz capital y en toda la provincia de Cádiz, Huelva, Sevilla y Málaga he visto como se come la carne de tiburón, hay varias especies que se pueden comer y otras no puesto que hay tiburones que su carne no es tan apetecible y no tiene una textura agradable, entre los tiburones que entran en la dieta de los andaluces de esta zona son el Cazón para mi el que mejor sabor y textura tiene, Marrajo joven, caélla, el Jerbe y la Negra sirven para engañar a la gente como sucedaneo del cazón, incluso Jaquetónes que son los Mako que también se comen pero ciertas partes de su cuerpo, también hay otra especie de tiburón llamado Sevillano que es de un color parecido al cazón pero su carne no es tan buena como para plancha, mas bien es para guisos, y hay otras especies que tambien pueden comerse pero son ya menos conocidos y usados.

    • Muchas gracias Francisco por tu excelente aportación. Como bien nos comentas, éste género en buenas manos es una auténtica delicia y, damos fé, de que en Andalucía se obran auténticas maravillas con las distintas variedades del tiburón.

      Tomamos buena de la información que has compartido con nosotros 😉

  2. El tiburón Azul contiene altos niveles de mercurio. De hecho, ni la carne de tiburón ni el pez espada debería recomendarse «a los más pequeños» que sin saberlo están ingiriendo altas dosis de metales pesados, solo porque no tienen espinas y se comen muy bien. Por cierto, al Sr. Francisco Gil, «el marrajo» y el «mako» son lo mismo.

  3. Lo primero… gracias por tu interesante aportación Grace. ¿Metales pesados?, afortunadamente en la Unión Europea la legislación es MUY restrictiva en éste sentido, por lo que podemos contar con las suficientes garantías de consumo (estamos de acuerdo en que quizás no sean las más idóneas).

    En todo caso, consideramos que a efectos nutricionales el comer una rodaja de tintorera a la plancha es infinitamente más sano que el acudir – por ejemplo – a las clásicas y manidas croquetas precocinadas de pescado.

    Pero sí, creo que coincidimos en que hay que trabajar mucho, MUCHISIMO para garantizar la salubridad y sostenibilidad (sobre todo( de lo que comemos.

    Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here