Acabamos de recibir al verano y, con él, un notable incremento de las temperaturas en España. Los de equipos de ventilación y climatización se convierten en el objeto de deseo del Consumidor. Sin embargo, éste año una duda está disuadiendo a numerosos usuarios: ¿puede el aire acondicionado propagar el COVID-19?.

Vamos a empezar con una necesaria llamada a la calma, muy general y muy matizable: en circunstancias normales no; el aire acondicionado no facilita la propagación del Covid-19. Una afirmación que, no obstante, vamos a matizar a lo largo de éste artículo ya que, tras ésa lógica inquietud generalizada se esconden algunas «leyendas urbanas» y, en algunos casos, hasta cierto grado de picaresca.

Un aire acondicionado que esté plenamente operativo (¡y bien mantenido!) realiza una función crucial para nuestra salud: además de la necesaria regulación térmica de nuestro cuerpo, también mejora notablemente la calidad del aire que respiramos. Por lo que no, reiteramos, éstos equipos de climatización no sólo no propagan el Covid-19 si no que hacen que el riesgo de contagio se reduzca. ¿Cómo?, limitando la concentración de virus y bacterias en el aire interior (lo que los expertos denominan «carga vírica»).

Y no, no lo decimos nosotros, es una conclusión que han consensuado entidades como la ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado), REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado), ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración), AFEC (Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización) o EUROVENT (Asociación Europea de la Industria para la climatización de interiores, la refrigeración de procesos y las tecnologías de la cadena de frío alimentario).

Los filtros… esos grandes olvidados.

Sin embargo, para que el equipo pueda realizar tales funciones es crucial que uno de sus elementos más importantes, se encuentre en perfecto estado de uso: ¡el filtro!. Sabemos que es una labor (hasta cierto punto) tediosa y que por ello retrasamos – cuando no omitimos – su mantenimiento, pero es crucial ponernos manos a la obra.

No vamos a mentiros, los filtros de aire convencionales (los que solemos tener en casa) reducen drásticamente el riesgo de propagación, pero no lo anulan por completo. Para poder contar con ésta funcionalidad debemos acudir a lo que se denominan filtros «de alta eficiencia de filtración» (llamados ePM1). Podemos consultar con el fabricante si nuestro equipo es compatible con ellos y si es así, es recomendable su instalación.

Personal Médico contra el Coronavirus
Personal Médico contra el Coronavirus

¿Y en los Hospitales?. Tampoco debemos alarmarnos ni albergar ningún temor. Las instalaciones hospitalarias ó sanitarias utilizan obligatoriamente los llamados filtros de partículas HEPA (High Efficiency Particulate Air) que nos preservan de cualquier tipo de contaminación ó infección. De hecho su uso (sobre todo en éstos últimos meses) se ha extendido a otras instalaciones públicas como Aeropuertos, Estaciones ó grandes espacios cerrados.

He visto algunos equipos «Covid Free», ¿es real?.

Lamentablemente no. Sólo los sistemas de ventilación que acabamos de mencionar (HEPA) podrían calificarse así. A día de hoy no existe tan «certificación» en los equipos de aire acondicionado que utiliza el consumidor doméstico. Pero sí, probablemente los habréis visto en algún catálogo de electrodomésticos y en alguna que otra gran superficie.

Cierto es que recurren a filtros especiales ó a sistemas como rayos ultravioleta pero no; tales recursos no les hacen ser 100% seguros, así que si entre tus próximas compras figuraba un equipo de éste tipo…. mejor que te plantees otras alternativas más…. «veraces».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here