El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha anunciado  que las nuevas medidas que entran en vigor el 1 de noviembre en relación con la prestación farmacéutica supondrán un ahorro de 35 millones de euros anuales para las arcas de la Administración regional.

Ayer 1 de noviembre entró en vigor la generalización de la prescripción por principio activo, es decir, la sustancia farmacológicamente activa del medicamento, tal como se recoge en el Real Decreto-Ley 9/2011. Esto supone un respaldo más a las iniciativas que se han adoptado en los últimos años desde la Junta de Castilla y León para mejorar la calidad y garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario, y para así poder mantener las prestaciones en las actuales condiciones de universalidad y equidad.

La implantación de esta forma de prescripción facilitará la aplicación efectiva del nuevo decreto, aunque se mantienen en el sistema todos los medicamentos autorizados. La experiencia garantiza que tanto los médicos al prescribir como los farmacéuticos en la dispensación y los pacientes al recibir el medicamento, han «aprendido» a identificar los fármacos por la denominación de su principio activo y a entender las ventajas de este sistema, que evita duplicidades y errores. No obstante, para facilitar y generalizar la prescripción por principio activo se han difundido documentos informativos para los profesionales sanitarios.
Además, el decreto establece otras medidas de austeridad en la prestación farmacéutica, como una reducción del precio de algunos medicamentos, que pretenden aliviar la tensión financiera de los servicios de salud, junto con la optimización de la aplicación de las nuevas tecnologías en los sistemas de información sanitaria y la mejora de la coordinación de la atención sociosanitaria.
Hay que destacar que desde el año 2006, la Consejería de Sanidad ya ha venido impulsando diferentes medidas para promover la prescripción e identificación de los medicamentos por principio activo.
Los profesionales sanitarios y los pacientes han apoyado esta estrategia, y en la actualidad Castilla y León se encuentra a la cabeza de las comunidades autónomas en cuanto a la prescripción por principio activo, con casi la mitad de las recetas prescritas  por esta modalidad
La implantación de la prescripción por principio activo ha conllevado una evolución muy favorable de la utilización de genéricos, que alcanzan el 40% de los envases dispensados en el mes de septiembre.  Esto favorece la correcta implantación de este tipo de prescripción, ya que la identificación del principio activo, tanto en la receta como en el envase del medicamento genérico, evita posibles errores y confusiones al paciente.
En esta línea, existe una iniciativa que proponen las sociedades científicas y que cuenta con el apoyo de la Consejería de Sanidad llamada isoapariencia, que plantea unificar el formato e imagen de una parte de los envases de medicamentos que tengan el mismo principio activo.
OTRAS MEDIDAS
Por tanto, esta obligación legal para el conjunto del Sistema Nacional de Salud se une a las medidas adoptadas por la Consejería de Sanidad -dirigidas tanto a los profesionales como a los ciudadanos- para mejorar la calidad en la utilización de los medicamentos y contener el aumento del gasto farmacéutico, entre las que destacan:
  • Promoción de la selección adecuada y eficiente de los medicamentos a través de información y formación tanto presencial como on-line en farmacoterapia. Difusión de la guía farmacoterapéutica de Sacyl con recomendaciones para las patologías más frecuentes.
  • Mejora de la adherencia al tratamiento, fundamentalmente en pacientes crónicos y polimedicados, a través de las actividades que desarrollan todos los profesionales sanitarios (médicos, personal de enfermería y farmacéuticos) de forma coordinada. En este sentido es importante tener en cuenta que entre los mayores polimedicados, solo el 35% de los que consumen cuatro medicamentos lo hacen correctamente. Asimismo, la probabilidad de efectos adversos aumenta con el número de fármacos administrados y entre un 5 y un 17% de los ingresos hospitalarios en personas mayores se deben a problemas relacionados con el uso de fármacos.
  •  Diseño e implantación de la hoja de medicación, que es el documento que recoge los medicamentos que toma el paciente, así como la posología y otros aspectos de interés. Esta información pretende mejorar el conocimiento de los pacientes sobre su tratamiento y ser un documento de referencia en lo relacionado con medicación para todos los profesionales que le atienden. Además, en esta hoja el paciente podrá conocer el coste estimado de la medicación.
  • Integración de herramientas de ayuda al médico para mejorar la calidad, seguridad y eficiencia de la prescripción en el sistema de prescripción MEDORACYL.
Seguimiento y consulta individualizada por los médicos de los perfiles de prescripción.
  • Refuerzo de mensajes para mejorar la utilización racional y adecuada de los medicamentos por parte de los farmacéuticos de Atención Primaria y los de cada hospital para apoyar y asesorar al médico con la prescripción de los medicamentos, tanto en relación con su perfil como con alertas de seguridad, nuevas indicaciones o restricciones de uso.
  • Realización de campañas de uso racional de los medicamentos dirigidas a la población, ya sea desde los centros sanitarios o mediante actividades publicitarias: uso de antibióticos, mantenimiento de botiquines domésticos, prescripción por principio activo, utilización de genéricos etc.
  • Diseño y desarrollo de un nuevo módulo de prescripción informatizada que incorpore las citadas herramientas con las que cuenta MEDORACYL -programa del que salen el 76% de las recetas dispensadas en Castilla y León- que permita su utilización tanto en Atención Primaria como en Atención Especializada, facilitando la implantación efectiva de la receta electrónica.
  • Mejora de la eficiencia en la compra de medicamentos hospitalarios por concurso, con considerables descuentos en los precios.
  • Impulso del suministro directo de fármacos desde los hospitales a las 14 residencias de ancianos gestionadas por la Junta de Castilla y León. Está prevista además la incorporación de los CAMP (Centros de atención a personas con discapacidad psíquica).
 Los diferentes tipos de prescripción:

Prescripción por principio activo o DOE: Sólo se indica en la receta un principio activo, bajo la forma de la denominación oficial española (DOE), seguida de la dosis correspondiente. Por ejemplo, Amoxicilina 500 mg 12 cápsulas.
Prescripción de marca: Consiste en prescribir una especialidad con nombre comercial. Siguiendo con el ejemplo, la prescripción sería Clamoxyl 500 mg 12 cápsulas.

fUENTE: Prensa CyL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here